Dirk Nowitzki y una ilustre carrera de 21 años con los Mavericks de Dallas fueron reconocidos ayer con el retiro de su camiseta con la franquicia.

Inevitable no repasar sus logros y recuerdos en la cancha. La camiseta número 41 pasó a la inmortalidad en una ceremonia después del juego contra los Warriors de Golden State.

Nowitzki no vive de las glorias del pasado, y dio una vista al futuro de los Mavericks, en lugar de pasear por lo cosechado en su carrera. La humildad de Dirk es tremenda, en vez de tomar ese momento solo para él, celebrar todos sus éxitos, encontró una manera de hablar de alguien que no era él mismo.

Se le preguntó qué consejo le daría a Luka Doncic para tener un éxito similar en Dallas. Nowitzki comenzó con lo obvio: “Amo a Luka. Creo que todo el mundo lo sabe", luego ofreció una idea de su relación.

Aunque los dos coincidieron en Dallas solo durante el 2018-19, y Nowitzki se perdió los primeros 26 juegos mientras se recuperaba de una cirugía de tobillo en la temporada baja, se unieron a pesar de su diferencia de edad de 21 años y la brecha de 20 años de experiencia de la NBA.

"Por supuesto, desarrollamos una gran relación. Es un poco triste que sólo pudiera jugar con él un año. Es un talento tan especial... con un juego increíblemente completo. Y ha sido un placer estar cerca de él, es un buen chico, quiere hacerlo bien. Tuvimos una buena relación y la mantenemos, siempre estoy ahí si necesita algo o si tiene una pregunta sobre si está pasando por algo. Obviamente, siempre intentaré ayudarlo"

Dirk entendió y sintió empatía con el abrupto ajuste de Doncic, no solo al más alto nivel de baloncesto, sino también a vivir lejos de su hogar esloveno y de las raíces del Real Madrid, el club español donde se desarrolló. Nowitzki al recordar su propia anécdota y compararla con la llegada de Doncic a los Mavericks dijo: “Yo no no era tan bueno como Luka, especialmente al principio”.

“Tuve un comienzo muy lento, y podría esconderme detrás de Steve Nash y Mike Finley allí por un tiempo, pero Luka ha sido básicamente el número uno desde que llegó aquí, así que hay mucha presión”.

Palabras mayores. Unas que, sin embargo, no deben confundirse. Una cosa es comparar el rendimiento de Luca con el prime de Dirk, que se traduce como el pico de rendimiento. No compara carreras ni legados, simplemente (que no es poco), mejores momentos de pura producción baloncestística.

Doncic también ha comenzado a reflejar algunas de las muchas iniciativas de Nowitzki fuera de la cancha. Esta Navidad, por ejemplo, Doncic envió obsequios, equipo y autógrafos a los niños de los hospitales de Dallas y Eslovenia, lo que recuerda las visitas anuales Dirk a los hospitales locales durante las vacaciones.

Ahora, el alemán y el esloveno están más en contacto que nunca. En medio de su pequeña, pero compleja, reconstrucción, Dallas acudió a Nowitzki para ejercer como "asesor especial". De momento, la organización ya cuenta con nuevo director de operaciones, Nico Harrison, y con nuevo entrenador jefe, Jason Kidd, presentado recientemente. Nowitzki bromeó  diciendo que no está seguro exactamente de qué implica su papel de “asesor especial” con los Mavericks, además de consejos o sugerencias ocasionales al propietario Mark Cuban o al entrenador Jason Kidd.

Pero guiar a Doncic es una responsabilidad que le gustaría incluir también. Dirk Nowitzki compartió sus pensamientos de admiración por la superestrella de los Dallas Mavericks, Luka Doncic, incluida una posible oferta para ser su consejero en el futuro:

“Me encantaría ser su mentor”

El astro alemán afirma que el potencial del base esloveno no tiene límites y que su figura puede representar la siguiente gran transformación del baloncesto.

El exjugador y leyenda de los Dallas Mavericks se convirtió en el primer MVP europeo de la NBA y transformó la capacidad anotadora de los jugadores interiores en la competición estadounidense.

No es por poco que se elevó en el techo del pabellón de Dallas su número '41' con el que dio en 2011 el único título de la historia a la franquicia.

En cuanto a Luka Doncic es un talento especial, con tan solo 22 años tiene poco que depurar y  mucho potencial aún. Es creativo, lee bien el juego, reparte el balón, puede anotar desde dentro de la pintura hasta el medio campo. No hay figuras con ese tipo de juego tan completo y lijado. Así que no es por empatía que el MVP de la liga en 2007, haya declarado lo siguiente sobre los talentos extranjeros de la liga actualmente:

"Para mí, sin duda, Doncic tiene el mayor potencial. Luego está Jokic, que ya tiene un MVP y Giannis, que ganó dos MVP y un anillo. Hay mucho talento internacional en esta liga, pero en términos de potencial Luka tiene la ventaja sobre el resto con 22 años"

Además dijo de Doncic que: "Es un tipo realmente dulce con un gran corazón. En la cancha, se ve tan maduro con la forma en que juega y cómo lee el juego. Y luego, cuando lo agarras del piso, te das cuenta de que este chico solo tiene 22 años. Es fantástico y sorprendente lo que está haciendo".

Nowitzki no siempre tuvo la misma presencia confiada y cautivadora que lleva hoy. Mucho antes de las Finales de la NBA de 2011, llegó un momento en el que el No. 41 solo lideraba con el ejemplo, y rara vez usaba su voz para guiar el vestuario de los Mavericks.

Sin embargo, hoy en día, además de la influencia obvia que tiene en el panorama de la NBA, la tutoría suena buen oficio para el europeo y es justo suponer que Doncic se beneficiaría enormemente de contar con el ex Jugador Más Valioso de la liga y batería del campeonato.

Dirk jugador más importante de la historia de la franquicia que registró  20,7 puntos y 7,5 rebotes en los promedios con el MVP de 2007, 14 All Star, 12 All-NBA y el MVP de las gloriosas Finales, las de 2011. Un legado difícil de repetir, pero para el que se buscó heredero: el jugador esloveno. Un 21,2+7,8+6 en su primer cursó dejó claro que, aunque era una hazaña prácticamente inalcanzable, la epopeya estaba en buenas manos. Nowitzki, antes de retirarse definitivamente, se aseguró de ello.

La carrera de Doncic y Nowitzki presenta multitud de nexos de unión, más allá de ser dos de los mayores talentos europeos de la historia y compartir equipo en Estados Unidos. Donnie Nelson, el que fuera general manager de la franquicia hasta la presente temporada, fue quien apostó por ambos desde bien temprano. En el caso de Luka, siguiéndole desde su tercer partido como profesional.

Con el horizonte de rodear mejor a Doncic en medio de un complejo puzle salarial, la franquicia buscará conformar un equipo que opte a todo. Al mayor puente que podría existir entre Doncic y Nowitzki: el anillo.