La gerencia de los Indiana Pacers le comunicó a Nate Bjorkgren que no seguirá en el cargo ante la falta de conexión que se había dado durante toda la pasada temporada entre el vestuario y el cuadro técnico. Al extrenador le quedaba un año en su contrato original de tres temporadas.

"La temporada 2020-2021 no fue lo que ninguno de nosotros esperó o anticipó que sería, y nuestros resultados en la cancha ciertamente no cumplieron con los estándares de lo que nuestra organización y nuestros fanáticos esperan", afirmó el presidente de operaciones de baloncesto de los Pacers, Kevin Pritchard en un comunicado. Además, expresó que la decisión había sido la mejor porque les daba la posibilidad de avanzar en diferente dirección.

Bjorkgren, de 45 años, había sido entrenador asistente con los Phoenix Suns, pero nunca había dirigido a un equipo de la NBA. Previa a su decisión, Indiana entrevistó a casi 20 candidatos. La racha de playoffs de seis años de Indiana finalizó esta temporada tras perder contra los Washington Wizards en un torneo de play-in que definió el octavo y último puesto de la Conferencia Este. Los Pacers acabaron con marca perdedora de 34-38.

Indiana es el cuarto equipo de la NBA sin entrenador. Se suma a Boston, como consecuencia que los Celtics reubicaron al entrenador Brad Stevens a presidente de operaciones.

Por su parte, Orlando Magic llegó a un acuerdo con Steve Clifford para dejar el equipo. La misma suerte corrió para Terry Stotts con Portland Trail Blazers. McMillan se encuentra como entrenador interino con los Atlanta Hawks que juegan las semifinales de la Conferencia Este contra los Philadelphia Sixers y la serie está empatada (1-1).