Dentro del tabloncillo las Finales de la National Basketball Association se lleva todas miradas con la expectativa de conocer al campeón del mejor baloncesto del mundo. Pero fuera de la cancha, tambíen hay historias que vale la pena contar.

Este es el caso de Marcus Smart y Gary Payton II, quienes se encuentran disputando la gran final de la NBA 2022 entre los Boston Celtics y Golden State Warriors. El piloto fue reconocido este año como el mejor jugador defensivo de la temporada, siendo el primer base en ganarlo desde que lo hiciera Gary Payton padre en 1996.

Cabe destacar que semanas antes Payton se trasladó hasta Boston para entregarle el galardón y felicitarlo por haber conquistado la misma hazaña que logró el exjugador en 1996. Ahora, en épocas de la finales de la NBA, el armador de los Celtics está emocionado de poder estar a un paso de ganar la campeonato del deportes de los alturas y también de enfrentar en dichas instancias al hijo de Gary.

"It's an honor... to be in the same breath as one of the best to do it at that position, let alone win that award and have him present it to me."

"Es especial estar en la misma cancha que Gary Payton II. Estoy contento por verlo de vuelta de su lesión y emocionado de tener la oportunidad de jugar contra él", declaró el piloto de los Celtics.

Smart aprovechó la oportunidad de hablar sobre su relación con Gary Payton y el cariño que le tiene a su familia.

"Gary y yo teníamos una relación incluso antes de la entrega del premio. Cuando salí de la universidad veía sus cintas y me decía que le recuerdo a él mismo. Después he visto jugar a su hijo, que es su viva imagen. Entra en la pista y todos sabemos lo que puede hacer en el sentido defensivo", agregó el base.

Gary Payton II llegó a estas Finales de la NBA recuperado de una lesión que estuvo arrastrando durante la actual postemporada. El escolta no jugó el primero en el Chase Center, pero si regresó en el segundo enfrentamiento encestando siete puntos, tres rebotes e igual de asistencias en 25 minutos disputados.

Por su parte, el base de Boston fue clave con 18 unidades, cinco rebotes y cuatro asistencias en la victoria de los Celtics, en el primer desafío de la final.

Se espera una buena rivalidad, en especial defensivamente, entre estos dos jugadores que buscarán el mismo objetivo y coronarse como campeones de la NBA.