La NBA multó el sábado con 25.000 dólares a Kevin Durant por lanzar con fuerza un balón a las gradas, una jugada que, según reconoció después un árbitro, debió llevar a la expulsión del astro de los Nets de Brooklyn.

Durant recibió una falta cuando restaban 4:40 minutos en el tercer periodo del partido que Brooklyn ganó como local por 105-98 ante los Pacers de Indiana el viernes. Frustrado, Durant tomó el balón y lo arrojó por encima de la canasta y hacia las gradas.

Se marcó una falta técnica al alero, pero el jefe del cuerpo arbitral Sean Wright indicó tras el partido que el astro debió haber sido expulsado.

“En ese momento, el árbitro que tomó la decisión no creyó que el balón hubiera caído con fuerza en las gradas. Después de ver la repetición tras el encuentro, vimos que el balón llegó a las gradas con fuerza y Kevin Durant debió ser expulsado”, indicó Wright.

Durant dijo que estaba tratando de golpear el tablero y ni siquiera debería haberlo hecho.

"No lo sé, hombre, pensé que estaba en el gimnasio solo y en un juego de recolección, no en un juego de la NBA", dijo Durant sobre su error. "Y no puedo hacer eso. Podría haberle costado el partido a mi equipo, pero no volverá a suceder, eso espero".

"No sabía que podría ser expulsado por eso", agregó Durant. "Me alegro de haber permanecido en el juego. Estoy seguro de que vendrá una multa considerable, pero no me importa dar".

Los Pacers pidieron a los árbitros que Durant fuera expulsado pero el alero estrella permaneció en el duelo, aunque no se escapó de esta fuerte multa económica. Al final terminó con 22 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias para liderar a los Nets a su tercera victoria de la campaña.