Luka Doncic llegó a Tokio dispuesto a dejar su huella en sus primeros Juegos Olímpicos. Y lo consiguió apenas debutó. En su primera presentación,le anotó 48 puntos a Argentina y, con la victoria consumada, se erigió como una de las figuras a seguir en esta edición de la cita deportiva.

Eslovenia enfrentaba a Japón en su segundo partido y volvió a ganar. 116-81 fue el resultado. Otra vez abultado, otra vez anotando casi 120 puntos (a Argentina venció 118-100) y, sobre todo, otra vez teniendo de figura al equipo, más allá del liderazgo de la estrella de los Dallas Mavericks de la NBA.

Doncic anotó 25 puntos, repartió 7 asistencias y capturó 7 rebotes en otra actuación estelar de Eslovenia que dominó todo el partido ante el que, al menos en la previa, aparecía como el rival más débil del grupo. Y esta vez, Doncic estuvo muy bien acompañado en la planilla, ya que Zoran Dragic colaboró con 24 unidades y Vlatko Cancar, el otro NBA del equipo (juega en Denver), aportó 16.

Por el lado japonés, Rui Hachimura asumió la responsabilidad de ser la figura del equipo y convirtió 34 puntos, más 7 rebotes. Pero no estuvo muy bien asistido por sus compañeros. Solo Yuta Watanabe pudo hacer algo más al convertir 17, para los dirigidos por el argentino Julio Lamas.

Ahora Eslovenia deberá aguardar por España, que aún tiene pendiente su partido con Argentina por la segunda fecha. Pero lo cierto es que, por ahora, hay que mirar a Doncic y compañía como uno de los candidatos a hacer un muy buen papel en el torneo.