"Nuestra mejor juego siempre se ve en marzo, tanto en defensa como en ataque. Recién allí es cuando todo se aceita", suele decir Gregg Popovich, el histórico coach de los San Antonio Spurs. Y tiene razón. La franquicia texana lleva cuatro victorias consecutivas y, a pesar de empezar la campaña con sensaciones de quedar afuera de la postemporada por segundo año en fila, se abre la esperanza de meterse en el play-in.

Dejounte Murray anotó 33 puntos, la mayor cantidad de su carrera, y los Spurs  conquistaron el lunes una importantísima victoria por 123-120 sobre los Rockets para acercarse al último sitio que los mete en el play-in de la Conferencia Oeste. Con el triunfo, igualaron en cantidad de victorias a los Lakers, aunque los de Pop tienen una derrota más. Los de LeBron jugarán hoy ante Dallas en busca de volver a alejarse de San Antonio.

Keldon Johnson tuvo 21 puntos y Jakob Poeltl añadió 17 unidades y 13 rebotes, mientras que los Spurs dominaron el encuentro. El novato Jalen Green registró 30 puntos y Kevin Porter Jr. añadió 26 para los Rockets, que vieron terminada su racha ganadora de dos encuentros.

Si los Lakers no superan a los Dallas Mavericks en el próximo partido, perderán la décima plaza de la conferencia Oeste, la última que da acceso al torneo de play-in, a falta de siete encuentros para concluir la temporada regular.

Aunque, en caso de derrota, Lakers y Spurs estarían empatados con 31 victorias y 44 tropiezos, el desempate sería favorable al conjunto texano. Los dos equipos se repartieron los cuatro enfrentamientos directos que disputaron en la temporada regular, con un par de victorias por cabeza.

En consecuencia, el criterio de tie-break determinante sería el balance contra las franquicias de la misma conferencia. En estos momentos, los Spurs ostentan un registro de 21-24 contra oponentes del Oeste, mientras que los angelinos tienen un discreto 16-28.