De épico y memorable y único, de mil formas grandilocuentes se puede calificar al año que van teniendo los New Orleans Pelicans en el mejor baloncesto del mundo.

Este martes, contra todo pronóstico lograron revertir el marcador ante los favoritos, Suns de Phoenix para vencerlos 125-114 y de esa forma igualar su cotejo particular en la primera ronda de Play Offs.

Antes...

Y es que la historia de los New Orleans Pelicans en la actual temporada de NBA, debía haber terminado hace unos días con el partido 82 de la etapa regular o quizás en el primer duelo del play in frente a los Spurs de San Antonio pero no, los chicos de Willie Green se niegan a poner el punto y final.

Luego de un comienzo desastroso, cuando nadie contaba con ellos, en el mismo instante que fijaban un registro de 1-12, llegó la remontada y desde entonces, a finales de 2021, con ese toque épico signando el camino y sin su gran estrella, Zion Williamson, desde entonces New Orleans ha ido llenando espacios hasta llegar a la postemporada de la NBA,otra vez, desde 2018.

No fue ficción, fue la pura realidad en forma de baloncesto de altos quilates y un juego colectivo como pocos en la liga.

Un líder inesperado

No estaba Williamson, no pero el sorprendente Brandon Ingram asumió el liderazgo contando siempre con el apoyo de CJ McCollum.

Así lograron clasificar al play in y en primera instancia vencieron a los Spurs de Popovich para después, enemorable encuentro, con un Ingram desbordado, liquidar a los Clippers, 105-101.

Y otra vez llegaron las dudas y se exacerbó la especulación, los Pelicans serían aplastados por los Suns de Phoenix, de Devin Booker y Chris Paul pero...

Luego de una derrota inicial, los de New Orleans salieron por todo y en el mejor partido de Brandon Ingram, terminaron igualando la serie.

Ingram volvió a dejar perplejos a todos incluido el coach Green, quien se deshizo en elogios al resaltar no solo el protagonismo asumido, también el lugar donde había logrado sus 37 puntos, con 11 rebotes y 9 asistencias.

En uno de esos clásicos encuentros de Play Offs, los Suns con un Devin Booker encendido marcaban la pauta hasta llegar adelante incluso al cuarto período con menos de 8 minutos por jugar.

Pero con 31 cartones a cuestas, Booker tuvo que salir en el tercer cuarto y ahí se rompió el partido.

Un parcial de 28-16 a favor de los Pelicans sentenció el juego y a los 37 puntos de Brandon Ingram se le sumaron los 23 de CJ McCollum para retocar una noche perfecta.

Con el cotejo empatado, los Pelicans irán a casa con la idea de seguir día a día escribiendo su propio destino en esta ilusionante temporada.