La nueva victoria de Boston Celtics ante Brooklyn Nets, que deja la serie 2-0 para los de verde antes de mudar los juegos a la Gran Manzana, deja mucha tela para cortar. Lo que se preveía como un duelo parejo, está siendo un baño de realidad para los Nets en una temporada muy agitada.

Así como en el Oeste los Lakers se armaron para campeonar con LeBron y su pandilla, en el Este el firme candidato a llegar a las Finales eran los de Brooklyn, pero detrás de esa candidatura, había una bomba a punto de estallar. Y nada tenía que ver con baloncesto.

La reticencia de Kyrie Irving a vacunarse contra Covid-19 (vaya uno a saber cuál fue el verdadero motivo entre las tantas excusas y causas que dijo) lo obligó a sumarse al plantel recién a mitad de temporada y solo para los partidos de visitante, ya que el Estado de New York ponía restricciones a los no inoculados.

La forma en la que la franquicia manejó el asunto, sumado a la actitud del jugador, hicieron que el Big 3 formado por Irving, Durant y Harden apenas disputara 16 encuentros desde su creación. La lesión de Durant, que hizo que "la Barba" se pusiera el equipo al hombro por un buen tiempo, terminó de explotar la bomba. James Harden se fue a Philadelphia.

Con el equipo en caída libre, perdiendo partidos en fila que ponían en riesgo su presencia en playoff, apareció el ahora dúo de Durant e Irving para salvar una temporada que ya era muy distinta a lo que se había planeado. Pero el fracaso estaba a la vista, aún habiendo clasificado a través del Play-in.

Boston es la mejor defensa de la NBA. Y eso lo está confirmando Kevin Durant. Tanto que en el segundo partido de la serie firmó la peor mitad de toda su carrera. Tras el descanso hizo 0/10 en tiros de campo. Si bien acabó con 27 puntos, una cifra sensacional de no haber visto el partido o analizado la estadística. Acertó sólo con cuatro de sus 17 tiros de campo y sumó sobre todo desde el tiro libre (18/20).

Los Celtics también minimizaron en el segundo encuentro la aportación de Kyrie Irving, que, tras su gran estreno en la serie, se quedó en 10 puntos con 4/13 en tiros de campo. A la espera de que Ben Simmons pueda jugar y habrá que ver cómo vuelve, los de Brooklyn no tienen mucho más. Las opciones de los Nets pasan por que sus dos estrellas estén a gran nivel y quizás ni con eso les llegue. Candidatos al anillo al comienzo de la temporada junto a los Lakers, puede ser otro de los fiascos del curso.