La NBA es una máquina de hacer dinero, de eso no hay duda. Solo basta con ver el nuevo contrato de televisación que firmará la liga con ESPN y Turner, que triplicará los ingresos y hará comenzar una nueva era en los contratos de los jugadores.

Pero las franquicias también hacen lo suyo y negocian individualmente para obtener fuentes de ingreso que le permitan agrandar las arcas del equipo. Y si hay dos marcas que convierten en dinero todo lo que tocan, esas son Los Ángeles Lakers y LeBron James. Y juntas, mucho más.

Por eso, desde que la NBA permitió en 2017 que, por primera vez, haya publicidades en las camisetas de los equipos, las 30 franquicias se lanzaron a buscar las mejores ofertas. Ahora, luego de que pasara el límite de prueba de tres años y la norma se convirtiera en permanente, los equipos pueden renovar o cambiar su patrocinio por mejores ingresos.

Y ese es el caso de los Lakers, que desde 2017 y hasta ayer, tenían en su camiseta el logo de Wish, una empresa de venta de ropa. Pero ahora, el equipo amarillo y púrpura cerro un acuerdo con la marca de comida coreana Bibigo, que posee establecimientos en todo el mundo, incluido Estados Unidos.

Bibigo pagará 100 millones de dólares por tener su logo de seis centímetros por lado en la camiseta del equipo por los próximos cinco años. Es decir,20 millones anuales ingresarán en la cuenta bancaria de los Lakers, un monto muy superior al que recibía de Wish.

"Los Lakers son el equipo número uno en deportes; son más que un equipo de baloncesto. Los Lakers, a nivel mundial, son un ícono cultural, especialmente para los jóvenes", ha afirmado Wookho Kyeong, director de marketing de CJ CheilJedang, la empresa matriz de Bibigo.