Los Golden State Warriors mantienen su invicto

La temporada invicta avanza para los Golden State Warriors , luego de firmar un comeback historico. Golden State pasó la primera mitad siendo víctima, salieron lentos y pronto se enfrentaron a un déficit de dos dígitos contra un equipo que parecía que podría tener una batalla cuesta arriba para llegar a 10. gana esta temporada.

Era una ventaja 59-48 del Thunder en la mitad, con la ofensiva de Oklahoma City luciendo mucho mejor que en cualquier otro momento de la temporada joven, y la ofensiva de los Warriors luciendo a partes iguales desinteresada e incapaz.

El comienzo del tercer cuarto no le dio muchas razones para el optimismo, pero finalmente los Warriors encontraron el interruptor y lo activaron. Aparentemente de la nada, Golden State tuvo una carrera de 17-2, con una defensa sofocante y el tipo de movimiento de pelota al que nos habíamos acostumbrado durante las últimas semanas. Esa carrera borró el déficit y le dio a los Warriors su primera ventaja del juego con aproximadamente un minuto por jugar en el tercer cuarto. Eejecutaron lo suficientemente bien como para mantener una pequeña barrera entre los equipos y llevarse a casa una victoria por 106-98.

Damion Lee volvió a marcar la diferencia desde el banco, aportando 20 puntos en tiros de 8 de 14 y jugando una defensa sólida. Andrew Wiggins, a pesar de fallar sus cinco tiros desde la distancia, tuvo quizás su mejor juego del año, con 21 puntos bien balanceados, 4 rebotes, 4 asistencias, 3 robos y 1 bloqueo.

El Thunder hizo de Curry su punto focal, y a veces su único punto, y en su mayor parte funcionó. Los números de Curry fueron buenos, pero no estaban a la altura de sus estándares: 23 puntos en 6 de 14 tiros (4 de 9 desde lo profundo), 6 rebotes, 4 asistencias y 4 pérdidas de balón.

Los Warriors ahora tienen marca de 4-0 en el año. Luego jugarán el jueves cuando reciban a los Memphis Grizzlies , antes de una revancha con el Thunder el sábado.

Finalmente debuto el Russel Westbrook que esperaban los Lakers

Buscando igualar su récord de regreso a 2-2, los Spurs se enfrentaron al superequipo de Los Angeles Lakers que, a pesar de perder a LeBron James, está cargado de talento pero habían estado luchando. Fue principalmente un asunto de ida y vuelta, pero después de que parecía que los Spurs habían tomado el control con una gran carrera para finalizar el tercer cuarto, los Lakers lograron forzar el tiempo extra y ganar 125-121, en gran parte gracias a los Spurs. yendo 0-7 desde la línea de tiros libres en el último cuarto.

Dejounte Murray tuvo un impresionante triple doble 21-12-15, Jakob Poeltl tuvo un récord personal de 27 puntos, y Lonnie Walker y Devin Vassell se combinaron para 40 puntos desde el banco. Anthony Davis lideró a los Lakers con 35 puntos y 17 rebotes, y Russell Westbrook salió de su mala racha para anotar 33 puntos.

Abajo 12 puntos de cara al último cuarto, y faltando cinco jugadores de la rotación, incluido LeBron James, quien sufrió un rasguño tardío con dolor en el tobillo, los Lakers se recuperaron para vencer a los San Antonio Spurs en tiempo extra, 125-121. Pudieron sacar la victoria principalmente porque sus otras dos superestrellas, Russell Westbrook y Anthony Davis, estaban listos para tomar el relevo de James ofensivamente.

Westbrook y Davis fueron imparables en la pintura, combinándose para 68 de los puntos de los Lakers, y recibieron algo de ayuda de Malik Monk, quien anotó 17 puntos y tuvo un récord de +31 en su primera apertura con los Laker. Pero LA no pudo seguir el ritmo de los tiros calientes de los Spurs y los problemas defensivos de los Lakers también surgieron en la pintura, ya que el equipo no tuvo respuesta para la jugada de pick-and-roll de Jakob Poetl, que le dio al centro de San Antonio una ventaja. carrera y máxima del equipo 27 puntos .

Nuggets evitan catastrofe ante lesion de Nikola Jokic

Cuando Nikola Jokic se agarró la rodilla derecha al final de la primera mitad después de golpearla contra el centro de Utah Rudy Gobert, todo lo que importaba era su estado. Y aunque Jokic se perdió el resto de la derrota del martes 122-110 contra el Jazz, no pareció tan malo como podría haber sido.

Después de regresar al vestuario, Jokic regresó en el entretiempo para probarlo. Practicó poniéndole peso, echando marcha atrás al entrenador de fuerza del equipo Felipe Eichenberger como si fuera un defensa interior, y consiguió disparos. Al final, en la segunda noche de un back-to-back, no regresó con lo que el equipo describió como una contusión en la rodilla derecha. El MVP reinante se fue con 24 puntos en 8 de 9 tiros, seis asistencias y seis rebotes.

“No creo que sea nada demasiado, demasiado serio. Me acerqué a Nikola mientras calentaba en el entretiempo. Dije: "¿Cómo te sientes?" Dijo: "Se siente un poco débil". Solo lo apagué. Yo tomé la decisión, no es su decisión ”, dijo el entrenador de los Nuggets, Michael Malone.

Ahora con 2-2 en la temporada,los Nuggets tendrán varios días para evaluar a Jokic antes del partido del viernes contra Dallas.

Sin su pilar de siete pies disponible, el Jazz canalizó el balón hacia Gobert y, más tarde, Hassan Whiteside. El Jazz superó a Denver 31-20 en el último cuarto, terminando con 60 puntos en la pintura. Gobert terminó la noche con 23 puntos y 16 rebotes.

No fue por falta de lucha. Tanto JaMychal Green como Whiteside fueron expulsados ​​con 4:57 restantes en el juego después de que Green empujó el centro de reserva de Utah. La escaramuza se intensificó durante unos momentos antes de que la seguridad del equipo la disolviera. Y a pesar de que los Nuggets perdieron, la secuencia fue indicativa de un grupo orgulloso que no estaba interesado en conceder.

Otro testimonio fue cómo respondieron Will Barton, Aaron Gordon y Monte Morris después de la salida de Jokic. Los tres elevaron sus niveles de agresión e hicieron que el resultado fuera mucho más interesante de lo que podría haber sido. Gordon anotó 20 puntos en 9 de 13 tiros y siete rebotes, mientras que Barton terminó con 21. Morris aportó 19 y cuatro asistencias.

Knicks vencen a Sixers

La última vez que los Knicks vencieron a los 76ers de Filadelfia, Carmelo Anthony de Nueva York y Maurice Ndour anotaron la victoria. Así es, ha pasado mucho tiempo.

Pero estos no son los Knicks de tu hermano mayor. Importan al dúo de defensa de Kemba Walker y Evan Fournier para resucitar una ofensiva moribunda. Ciertamente lo hicieron el martes cuando los Knicks rompieron una racha de 15 derrotas consecutivas ante Filadelfia. Vencieron es 112-99 a los Sixers.

La historia del juego fue Walker, quien se sacudió de un comienzo difícil y bombardeó a los Sixers en el segundo y tercer cuarto. Kemba lideró a todos los Knicks con 19 puntos en tiros de 7-15. Mitchell Robinson ayudó a mantener a Joel Embiid a 14 puntos con 2-7 tiros.