Los equipos de la ciudad de Los Ángeles de la NBA tienen algo en común: juegan en el mismo estadio. El Staples Center ha sido testido, desde 1999, de noches mágicas, sobre todo del lado amarillo y púrpura de la ciudad. Y los Clippers viendo todas las noches los banderines de los Lakers colgados del techo.

Por ello, cuando Steve Balmer se hizo con la propiedad del equipo en 2014 lo tuvo claro. Los Angeles Clippers deberían tener su propio estadio y dejar de compartir hogar con sus vecinos y con los Kings de la NHL, la liga de hockey sobre hielo. Y la promesa parece a punto de cumplirse.

Future home of the LA Clippers.

Los Clippers cerraron un acuerdo con la empresa tecnológica Intuit, para vender los derechos de nomenclatura del recinto que comenzará a construirse de inmediato en el barrio de Inglewood. Está previsto que la fecha de apertura del recinto y el consiguiente estreno de los Clippers en su nuevo hogar sea la temporada 2024-25 luego de una inversión de 2.000 millones de dólares.

El Intuit Dome aspira a ser el mejor pabellón de la NBA y brindará una experiencia innovadora para los aficionados y los consumidores, y se convertirá en un centro de programas que impulsen la prosperidad económica y beneficien a la comunidad.

"Necesitamos una identidad propia. Necesitábamos decir: 'No jugamos en el mismo lugar que los otros'. La gente se va y llega tarde a los partidos o no regresa del descanso. Quiero asegurarme de que la gente esté en sus asientos para que su energía nos alimente"dijo Ballmer en conferencia de prensa. El antiguo CEO de Microsoft es una de las personas más ricas del mundo con un patrimonio de 108.500 millones de dólares.