No hay duda de que LeBron James en uno de los jugadores más dominantes de los últimos años de la NBA. Y vaya donde vaya, hay éxitos asegurados para el equipo que lo reciba. Salió campeón en todos los equipos en donde jugó: Cleveland (en su segunda etapa), Miami y Lakers. Ahora, con 36 años pero con la misma intensidad, James ya piensa en su futuro.

En una charla con el podcast SmartLess, declaró: "Realmente, espero poder terminar mi carrera con los Lakers. Por muchos años, es decir, si son cuatro, cinco, seis, los que sea... siete. Espero poder seguir jugando. Me encanta estar en Los Ángeles, a mi familia le encanta estar en Los Ángeles. Estar con una franquicia histórica como los Lakers es algo que nunca pensé que sería posible".

LeBron tiene contrato con la franquicia angelina hasta la temporada 2022-23, extendido al inicio de la presente campaña, pero confirmado durante el año pasado. Al renovar también a Anthony Davis, los Lakers se aseguraron tener a sus dos máximas figuras por bastante tiempo, en busca de repetir el anillo que consiguieron hace dos campañas.

La renovación con los Lakers y el deseo de mantenerse en la ciudad, también tiene un motivo personal para el alero: la posibilidad de compartir pista con su hijo, LeBron James Jr (Bronny), que actualmente juega para la secundaria Sierra Canyon de la ciudad californiana.

"Esa es una de mis metas, pero es a largo plazo. Mi hijo está en el instituto, disfrutando la adolescencia. Sería muy bonito si pudiera compartir pista con él en la NBA en algún momento de mi carrera" declaró con la idea de que, si todo sale bien, Bronny y James coincidirían en la mejor liga del mundo durante el último año de contrato de LeBron con los Lakers.