Muchos jugadores de Los Angeles Lakers predicaron la responsabilidad y la autorreflexión sobre los problemas que plagaron a su equipo, Russell Westbrook fue todo lo contrario. Mantuvo su discurso de que nada fue su culpa, manteniendo un tono desafiante en la negación de por qué las cosas salieron mal.

Westbrook duplicó las excusas constantes que usó en medio de una temporada mediocre, y presentó nuevas explicaciones para absolver su responsabilidad en el fracaso de los Lakers.

“Desafortunadamente, la gente crea narrativas de quién soy, qué hago y en qué creo, que simplemente no son ciertas”, dijo Westbrook. “Siempre tengo que volver a probarme a mí mismo año tras año, lo que para mí es realmente injusto. No hay ninguna razón para que yo tenga que hacer eso. Entonces, cuando llegué aquí por primera vez, sentí que nunca tuve una oportunidad justa de ser quien necesitaba ser para ayudar a este equipo”.

Las críticas de Westbrook se extendieron hasta Frank Vogel, quien fue despedido el lunes por la mañana.

"Creo que es desafortunado, para ser honesto, porque nunca antes había tenido un problema con ninguno de mis entrenadores", dijo Westbrook. “ No estoy seguro de cuál fue su problema conmigo o no estoy seguro de por qué, pero realmente no puedo darte una respuesta de por qué realmente nunca nos conectamos… Eso es algo que él tiene que responder. Nunca sentí que (estábamos en la misma página). Tenía que tratar de demostrarle a él mis capacidades y lo que he podido hacer por este juego. Y es desafortunado, estaba un poco fuera de mis manos”.

Sin embargo, los informes a lo largo de la temporada dejan mal parado a Westbrook. Según los informes, Vogel era uno de los únicos aliados de Westbrook, creyendo con optimismo que eventualmente cambiaría su juego e insistiendo en que permanecería en la alineación titular a pesar de que algunos en la organización le suplicaron que sacara a Westbrook de la banca para separarlo a él y a James. Westbrook critica al único hombre por el cual se mantuvo como titular.

Las quejas de Westbrook afectaron su dinámica en la cancha con LeBron James y Anthony Davis. En conferencias de prensa James y Davis apoyaron el concepto de "dejar que Russ sea Russ" como la mejor estrategia para empoderar a Westbrook y desbloquear la mejor versión del ex MVP.

Pero Westbrook reveló que sentía que esa noción era falsa. “Sí, (lo dijeron)”, dijo Westbrook. Pero eso no era cierto. Seamos honestos."

Y Russ no tiene razón. Los Lakers hicieron todo lo posible para acomodarlo desde darle lugares en las alineaciones iniciales y finales en momentos en que no los merecía, hasta dejarlo manejar las tareas principales de manejo de la pelota. Vogel modificó sus esquemas defensivos para tener en cuenta las limitaciones de Westbrook.

Incluso los compañeros de equipo superestrellas de Westbrook hicieron ajustes notables. Davis se deslizó hacia el centro más a pesar de su vacilación histórica para espaciar mejor la cancha. James incluso jugó un centro de pelota pequeña e implementó más bloqueos, rodar y cortar en su juego para seguir siendo efectivo sin el balón cuando Westbrook lo tenía.

Probablemente ha recibido una parte demasiado grande de la culpa general. Hay numerosos factores que se sumaron a un decepcionante récord de 33-49 y al puesto 11 del Oeste. Pero el intento de Westbrook de desviar y señalar con el dedo finalmente suena vacío.

Suena como un ser egoísta incapaz de reconocer sus errores. Un discurso que apunta a que Westbrook nunca cambiara, porque solo le importan su opinión. Una que difiere de la realidad y es por esto probablemente el futuro inmediato de Westbrook sea la compra de su contrato y la agencia libre eterna al no encontrar un equipo dispuesto a cargar con el.