La novela del momento en el mundo NBA no trata sobre un fichaje sorprendente de una franquicia a otra, ni siquiera sobre una pelea entre jugadores. Más bien trata sobre un jugador estrella que decide mantener una creencia, incluso, si esta le impide jugar y pelear por un campeonato.

Kyrie Irving está en el foco de la tormenta desde que declaró que no va a vacunarse contra el Covid-19, aún cuando el estado de New York obliga a todos los que participen de eventos públicos en recintos cerrados a hacerlo. Por lo tanto, su negativa va en contra de la norma y no podrá jugar en ningún encuentro en el Barclays Center de Brooklyn.

De esta forma, su constante negativa hizo que los Nets directamente anunciaran que no contarán con él, ni para los juegos ni para los entrenamientos. Por lo tanto, el base no será parte del roster hasta que decida vacunarse o la normativa cambie.

Así, el ex Cleveland Cavaliers realizó un vivo en sus redes sociales, en la que dejó en claro su postura y los motivos de la misma: "Esto es sobre mi vida y lo que yo elijo hacer. Es verdad que para estar en Nueva York y para estar en un equipo de este estado tengo que estar vacunado, pero he decidido no hacerlo. Es mi elección y pido a todo el mundo que lo respete", remarcó Irving.

Además, admitió que sabe las consecuencias de su elección, pero que hay cosas mayores que lo llevan a tomar esa decisión: "Esto no va de dinero. Esto tiene que ver con escoger lo que es mejor para cada uno. ¿De verdad creen que quiero perder dinero? ¿De verdad creen que quiero entregar mi sueño de ganar un campeonato? ¿De verdad creen que quiero rendirme y acabar con mi trabajo? ¿De verdad piensan que quiero quedarme sentado en casa? ¿Creéis que quiero renunciar a mi sustento por mandato? Por favor".

Por último, concluyó que no se va a retirar, pase lo que pase con su vínculo con los Nets, que ahora pende de un hilo: "Sé las consecuencias a mis decisiones, no las voy a endulzar. Estoy del lado de quienes han perdido sus trabajos por este mandato y estoy del lado de quienes han elegido vacunarse y han elegido estar a salvo. Apoyo y respeto la decisión de todos. No he hecho daño a nadie ni he cometido ningún crimen".

Ante esta situación, no solo Irving dejará de cobrar los 35 millones de dólares correspondientes a esta temporada, sino quelos Nets darán marcha atrás con la extensión por 186 millones y cuatro temporadas que estaban planeando ofrecerle. Mucho dinero que no estará en las arcas del base estadounidense por elegir no vacunarse.