Fue una de las tantas novelas que tuvo la pretemporada de la NBA. En medio de la pandemia, la liga dispuso que los jugadores deberán respetar las disposiciones de los diferentes Estados en tema del manejo sanitario. Y el Estado de Nueva York decidió que ninguna persona no vacunada podía ser parte de eventos públicos en lugares cerrados, lo cual inhabilitaba a Kyrie Irving a poder jugar de local debido a su decisión de no vacunarse.

Y si bien Brooklyn Nets directamente apartó del equipo al jugador, las bajas por Covid hacen que, curiosamente, el nacido en Australia regrese a la actividad en los juegos de visitante. De esta forma, Nets abrió las puertas a un Kyrie Irving que sigue sin vacunarse y que ha ganado la batalla a la franquicia y a la NBA.

En su primer partido de la temporada terminó con 22 puntos y cuatro asistencias en un juego en el que tuvieron que remontar a los Pacers en Indiana luego de irse al descanso perdiendo por trece puntos. Los Nets ofrecieron una pequeña dosis de todo el potencial ofensivo que tienen en sus manos con Harden, Durant y el polémico Irving. Entre los tres anotaron o asistieron en 58 de los 69 puntos que el equipo metió en la segunda mitad del partido ante unos Pacers que se quedaron en 48 puntos.

Desde el lado de Indiana, el equipo sigue con la baja del dominicano Chris Duarte que está ingresado en el protocolo de Covid y, por lo tanto, apartado del plantel hasta que se recupere y los test le vuelvan a dar negativo, mismo caso para otra de las piezas clave que tiene el equipo como es Caris LeVert. Indiana deberá recibir ahora a Utah Jazz y mejorar el récord de 14-25 si quiere seguir con aspiraciones de postemporada.

Brooklyn, en cambio, sigue en la parte alta de la Conferencia Este y sabe que Irving sigue en forma. Solo que no podrán usarlo en los próximos dos juegos debido a que reciben a Milwaukee y San Antonio en Nueva York. El base recién podrá regresar en un duelo ante Portland el martes por la noche.