Hoy los amantes de basquet presenciaremos algo totalmente nuevo y extraño: un regreso diferente a cualquier otro que hayamos visto quizás en cualquier lugar en los niveles más altos de los deportes estadounidenses.

La brecha de 941 días de Klay Thompson entre los juegos de la NBA, requerida por dos lesiones separadas, ambas graves, abre un camino completamente nuevo. El cinco veces All-Star de la NBA regresa a los Warriors después de desgarrarse el ligamento cruzado anterior izquierdo en junio de 2019, rehabilitarse y recuperarse, y luego sufrió un desgarro en el tendón de Aquiles derecho en noviembre de 2020, lo que obligó a una rehabilitación y recuperación completamente diferentes.

Además, Thompson y sus piernas reparadas quirúrgicamente se insertarán de inmediato en la alineación titular a mitad de temporada para un equipo de Golden State que durante la mayor parte de los primeros tres meses ha tenido el mejor récord de la NBA.

“No voy a perder el tiempo y sacarlo de la banca”, dijo el entrenador Steve Kerr.

 Thompson ha pasado el último mes con los nervios de punta, esperando este momento. Se está reuniendo con sus compañeros de equipo Stephen Curry y Draymond Green, los tres forman el núcleo de los equipos que hicieron cinco viajes consecutivos a las Finales de la NBA, ganando tres. Todos están destinados al Salón de la Fama.
Si la poesía tiene algo de justicia, serán consagrados juntos. Sin embargo, por el momento, Curry y Green, como todos los miembros de Dub Nation que llevan una tarjeta, solo quieren ver a Klay de regreso en la cancha.

Es emocionante”, dice Curry. “No se trata de nada más que de que él regrese y juegue baloncesto, y eso es lo que todos estamos esperando”. Green, reclutado por los Warriors un año después de Thompson, fue un paso más allá.

Está extremadamente emocionado y ansioso por volver a jugar”, dijo. “(Los medios) se sienten de la misma manera. Nos sentimos de la misma manera. Esta base de fans se siente de la misma manera. Y lo más importante, el mundo del baloncesto se siente exactamente de la misma manera. Todo el mundo está deseando que Klay Thompson vuelva a la cancha”.

Hemos visto a muchas estrellas del Área de la Bahía regresar a su equipo después de una ausencia "larga", pero nada parecido a esta escala de calendario.

Más recientemente, el receptor de los Giants, Buster Posey, optó por quedarse fuera de la temporada 2020 para sanar su cuerpo y mantenerse cerca de su creciente familia, en lugar de apostar por los riesgos asociados con la pandemia de COVID-19. una temporada

 Jerry Rice se rompió un ligamento cruzado anterior en el primer partido de la temporada de 1997 y regresó a los 49ers, por error, para el penúltimo juego, durante el cual volvió a lesionarse. No se acerca.

Curry se perdió la mayor parte de su tercera temporada y casi toda la décima. Eso no se compara.

Eric Chavez se perdió la mayor parte de cuatro temporadas consecutivas con los Atléticos, pero nunca una temporada completa, mucho menos dos y mucho de una tercera.

Hemos visto lesiones que terminaron con su carrera, sobre todo la conmoción cerebral que obligó aSteve Young a retirarse.

Hemos visto a jugadores irse a otros lugares y luego regresar a su equipo original, como lo hizo Willie McCovey con los Giants, como lo hizo Reggie Jackson con los Atléticos, como lo hizo Charles Woodson con los Raiders. Como hicieron Rick Barry y Chris Mullin con los Warriors.

Todas las reapariciones, sí, pero de un tipo completamente diferente. También lo es lo que Thompson está a punto de intentar.

Es por eso que hay un nivel tan elevado de misterio. Los atletas a menudo reparan y rehabilitan y reanudan carreras productivas después de roturas de LCA y tendones de Aquiles. Este es uno de cada uno, con 17 meses de diferencia, en diferentes piernas, con el atleta en su mejor momento.

No quiero volver y ser un caparazón de mí mismo”, dijo Thompson durante una conferencia de prensa en noviembre. “Quiero volver como estaba jugando antes, y ese fue uno de los mejores jugadores del mundo”.

Hay al menos un ejemplo que debería ser alentador para Thompson e indicar que hay razones para creer que puede volver al nivel All-Star.

Kevin Durant, quien se perdió 552 días después de desgarrarse el tendón de Aquiles derecho en las mismas Finales de la NBA de 2019 en las que Thompson se desgarró el ligamento cruzado anterior, lució fantástico en su regreso y es candidato al MVP en su segunda temporada.

La aparición de Thompson en la alineación titular el domingo pondrá a prueba los cimientos del Chase Center. La ovación de pie podría durar más que el himno nacional. El momento refrescará a los Warriors y su base de fans.

Habrá nudos en la garganta, pelos de punta, piel de gallina y tal vez saltos mortales dentro de algunos vientres. Ser testigo de la historia en tiempo real tiene una forma de hacerse sentir.