El inicio de temporada en Minnesota ilusiona a todo el equipo y afición. Tercera victoria en cuatro presentaciones y, por si fuera poco, la de anoche fue ante el campeón defensor Milwaukee Bucks. Los Wolves se apoyan en su tridente ofensivo y una buena defensa augura una temporada para disfrutar.

Los Wolves dominaron el partido de punta a punta. Al extremo de que Milwaukee jamás estuvo al frente en el marcador. Minnesota tuvo una explosión de 44 puntos en el primer cuarto y aunque bajó su rendimiento anotador notablemente desde allí, le alcanzó con su buen trabajo defensivo para mantener a raya a los locales

La actuación de los principales anotadores del equipo no defraudó. Tal es así, que D'Angelo Russell terminó con 29 puntos, y Anthony Edwards y el dominicano Karl-Anthony Towns acompañaron con 25 cada uno. Entre ellos tres se dividieron las acciones para dominar a unos Bucks que nunca encontraron el ritmo.

Es más, Giannis Antetokoumpo estuvo demasiado solo en ofensiva y sus 40 puntos y 16 rebotes no fueron suficientes para sacar adelante un juego que desde el principio se tornó complicado. Kris Middleton se estancó en 16 puntos y Graysson Allen aportó 13. Demasiado poco para un campeón defensor cuyo juego colectivo fue la clave del título pasado.

Los Timberwolves tendrán descanso y recién volverán a jugar el sábado ante Denver Nuggets en otro duelo en el que deberán estar muy certeros, al igual que anoche, para demostrar que esta temporada puede ser un quiebre en el equipo y llegar a los playoff nuevamente.