Hasta mediados de los años 90s, la mayoría de los jugadores de baloncestos iban a la universidad, donde cumplían un ciclo de cuatro años y luego mediante el draft daban el salto a la NBA, por supuesto se daban algunas excepciones que lo hacían más rápido. Con el pasar de los años esto ocurre cada vez menos.

Retrocedamos 40 años, luego de su etapa secundaria en la escuela Emsley A. Laney, un joven llamado Michael Jordan obtuvo una beca para ir a jugar en una de las mejores universidades en términos de baloncesto de Estados Unidos, North Carolina (UNC).

En la temporada 1981-82, el equipo de Tar Heelscontaba con Jordan, Sam Perkins y James Worthy, quienes se coronaron campeones de la NCAA. Dicho equipo comenzó con récord de 13-0, Jordan ganó el premio ACC Rookie of the Year y Worthy ganó el premio NCAA Basketball Tournament Most Outstanding Player.

En el draft de 1982, Worthy fue elegido en la primera posición del draft por Los Ángeles Lakers, en 1984, Jordan y Perkins también serían elegidos para jugar en la NBA, donde se enfrentarían en varias ocasiones. Pero Worthy que era un poco mayor y más conocido que Jordan en la universidad, reveló que cuando Jordan llegó a UNC, lo venció tres veces en juegos de uno contra uno.

Hablando con Adam Mendler, creador y presentador del podcast 'Thirty Minute Mentors', Worthy explicó cuáles fueron sus primeros encuentros con Jordan durante sus años universitarios y cómo Jordan cambió en ese momento para convertirse en el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos.

¿Cuáles son sus recuerdos favoritos y las principales conclusiones del año que pasó en la universidad? con un joven MJ?", preguntaba Mendler.

"Mi recuerdo favorito es él como recluta. Llegó extremadamente confiado. Me refiero, este tipo no era arrogante, pero te decía de inmediato que no tenía miedo de nada. Fui mejor que Michael Jordan cuando vino a Carolina, pero solo por unas tres semanas o dos semanas “, respondía Worthy.

Worthy decía que ese chico tenia mucha confianza y siempre buscaba competir con los mejores. Practicaban durante horas y a pesar de estar cansados retaba a jugar partidos uno contra uno.

"No, tienes miedo. Eso es lo que eres". Él dijo: "No estás cansado. Estás asustado". Dijo cosas como: "Sí, te ganaré", decía Jordan.

Ya sabes, siempre fue así con una gran sonrisa en su rostro.

“Y creo que le gané tres de cada cinco veces en partidos uno contra uno y dejé de jugar”, agregó James Worthy.

Worthy disfrutó de sus mejores años en los 80s, pero cuando Jordan estaba en su mejor momento en los 90s, no había nada que lo detuviera a él y a sus Chicago Bulls. En cualquier caso, aunque sus carreras resultaron distintas, Worthy siempre podrá decir que venció al GOAT en enfrentamientos uno contra uno.