Luka Doncic firmó un partidazo en el segundo desafío de las Finales de Conferencia en el Oeste, sin embargo su gran actuación no fue aprovechada por los Dallas Mavericks, ya que fueron derrotados 126-117 frente a los Golden State Warriors, la noche de este viernes 20 de mayo.

El esloveno dejó numeritos impresionantes de 42 puntos, ocho asistencias y cinco rebotes, con 12 de 23 en tiros de campo y 5-10 en triples, en el partido donde los Mavericks desperdicieron una ventaja de 19 unidades y de 14 cuando se fueron al descanso. A pesar de memorable actuación, el alero estuvo enfermo al pasar mala noche sin dormir y con vómitos antes de enfrentar el segundo encuentro en el Chase Center, según Kevin Harlan, locutor del canal de televisión TNT.

Flu Game a lo Luka

Tras conocerse el estado en el que se encontraba Luka Doncic, los fanáticos comenzaron a recordar aquella exhibición histórica de Michael Jordan con los Chicago Bulls. Los números que dejó su "Majestad" en el partido de las finales de 1997 fue de 38 unidades, siete rebotes y cinco asistencias, siendo una actuación muy similar a la del "Niño Maravilla" en esta postemporada.

En esta edición de la Finales de Conferencias, Luka ha estado batallando con algunas enfermedades, molestias en su hombro derecho y, además de eso, una cicatriz en su cara, cortesía de Andrew Wigging, durante el primer choque en estas instancias.

0-2 abajo, pero sin rendirse

Los Dallas Mavericks viajarán hasta el American Airlines Center con la serie abajo 0-2 y con pocas posibilidades de retomar estas finales ante los Warriors. Doncic se mostró optimista y dio un mensaje a sus compañeros a no rendirse y demostrar su juego en su estadio. "Cada uno de nosotros cree que podemos ganar estos dos siguientes partidos así que vamos a creer hasta el final", afirmó a los medios de comunicación.

"Es difícil aguantarles. No hemos hecho nuestro trabajo en la segunda parte. En la primera creo que hemos defendido bien y en la segunda no. Así que tenemos que mejorar nuestra defensa", agregó el alero.

El jugador, de 23 años de edad, confía en que los siguientes compromisos serán resultados favorables para Mavericks y lograrán igualar la serie en casa. La figura de Dallas está viviendo uno de sus mejores momentos en los Playoffs al promediar 31.4 puntos por partido, 9.4 rebotes y 6.5 asistencias en 12 encuentros disputados.