Los Bucks y  los Suns vuelven a protagonizar un partido reñido y lleno de emociones digno de unas finales de la liga con el mejor baloncesto del mundo, en el Juego 5 de las finales de la NBA.

Con LeBron James en primera fila viendo el juego desde la arena, Phoenix Suns se mostraba apabullante ante los Bucks de Milwaukee 37-21 en el primer cuarto. El Rey de la NBA, echaba porras a Chris Paul.

 

 

La adrenalina se mantuvo durante todo el enfrentamiento. En el segundo cuarto los Suns perdían una ventaja de 16 tantos que habían sacado en el primero. La defensa de los Bucks hizo gala de su mejor versión, y la capacidad de respuesta y habilidad en las corridas advertían que los de Phoenix tendrían que jugar impecables si querían llevarse la victoria.

Giannis estuvo indetenible, como lo ha sido durante toda la serie final, logrando números sin prescedentes:

Pero esta noche, la del quinto juego, vamos a llamarla la noche de Jrue Holiday, que oportunamente se hizo sentir cómo todo fanático de los Bucks siempre quiere: estelar. Holiday alcanzaba los 25 puntos y 11 asistencias culminado el tercer cuarto, y se iban delante por 10 puntos.

CP3 se encargó de callar a un fanático que publicaba en Twitter, que había aportado más en hamburguesas que con su juego.

Cuando restando 8 minutos, con un canasto de larga ponía 8 puntos delante a su equipo.

 

 

Restando minuto y medio del último cuarto, Phoenix Suns amenazaban con remotar, el marcador se colocaba 117-120, a solo 3 tantos.

Finalmente los Bucks mantuvieron la ventaja ganando de 5 tantos, marcador que se frizó 119-123    con la bocina. ¡Final! ¡Victoria para Milwaukee! La serie 3-2.Ahora con la oportunidad de sellar con un eventual campeonato en casa.

En las redes sociales se hizo sentir la algarabía de los fanáticos, tanto del equipo de Giannis y Paul, como del resto de la NBA, apostando a su favorito a ganar las finales y la apuesta más común: Bucks en 6.

De lograr el campeonato, serían el sexto equipo de la historia en conseguir venir debajo en una serie 0-2 y ser campeón. El equipo más reciente en conseguirlo: Cavaliers en 2016 versus Warriors. ¿Los otros? Boston el 1969, Portland 1977 y el Heat del 2006.