Damian Lillard está cada vez más dispuesto a tener la mejor temporada de su carrera en la NBA, indistintamente si su equipo logra o no acceder a la postemporada en esta ocasión; algo que ha quedado demostrado este miércoles en el “Moda Center” de Portland.

Los Trail Blazers han ganado por segundo partido consecutivo, esta vez ante el Utah Jazz por 134-124, y su principal figura que ahora se ha lucido con una magistral noche de 60 puntos, es decir, casi el 50% del total anotado por este conjunto.

Logrando anotar 21 de sus 29 intentos de campo, con 9 canastos triples, el resultado no podía ser otro para un equipo que sigue en su lucha por levantar posiciones en la conferencia del oeste, pero que está sacando provecho de uno de los jugadores más inspirados de la actualidad.

Ya hace una semana atrás, Lillard sobresalió con un encuentro de 44 puntos, sumando cada vez más méritos para estar entre los candidatos al MVP de esta temporada, así como para el “Juego de las Estrellas“, pero lo más importante es que ha dejado atrás el fantasma de sus problemas físicos que lo aquejaban antes de comenzar la campaña.

En esta victoria ante el Jazz, contó con el apoyo de Jerami Grant y 19 puntos, además de su buen amigo el pívot turco Jusuf Nurkic y 10 tantos; mientras que por Utah, se han perdido 24 unidades de Lauri Markkanen, así como otros 6 jugadores que lograron anotar para doble dígito.

Con este gran registro, Lillard se une a un muy prestigioso grupo donde están Wilt Chamberlain, Kobe Bryant, Michael Jordan y James Harden como los únicos en toda la historia de la NBA con 4 o más partidos de 60 puntos en su carrera profesional; por supuesto, no es ningún detalle menor.

Los de Portland ahora ostentan un registro de 23-25, logrando descontar justamente un partido de diferencia al Utah Jazz en esa tan ansiada décima posición del oeste, pero con una paridad muy notoria en esta zona, en la cual hasta siete equipos se encuentran involucrados.