Miami Heat es uno de los mejores equipos, no solo de la Conferencia Este, sino de la NBA en esta actual temporada. Con alrededor de diez partidos por jugar para terminar la fase regular, el equipo de Florida es uno de los candidatos a brillar en la postemporada. Pero eso no quita que tenga roces fuertes en su plantel, al punto de casi terminar a los golpes.

En una nueva jornada que se disputó este miércoles por la noche, el Heat perdió en casa ante los Golden State Warriors por 118-104, pero lo peor de la velada no fue la caída ante el conjunto de San Francisco. Un mal inicio en la segunda mitad, rematado con un parcial de 19-0 para los de Kerr, fue el detonante de una sucesión de discusiones en el banquillo que terminó con Jimmy Butler y el entrenador Erick Spoelstra echándose en cara diferentes situaciones del choque.

El jugador, que comenzó la segunda mitad en el banquillo, cuestionó la actitud colectiva durante la seguidilla anotadora de los visitantes que los dejó abajo en el marcador por un amplio margen y automáticamente el experimentado técnico salió al cruce. La tensión llegó hasta un punto en el que el resto de miembros de los Heat tuvieron que separar a Butler, a Spoelstra y también a Udonis Haslem, que se posicionó del lado de su entrenador.

"Podemos fortalecernos juntos por encima de la frustración y la decepción. Los equipos pueden ir también en el sentido opuesto. No veo eso con nuestro grupo. No en nuestro vestuario. Pero necesitábamos una patada en el trasero como esta", declaró Spoelstra en conferencia de prensa post partido.

“Nuestros chicos quieren ganar partidos y trabajan extremadamente duro para conseguirlo. Esta pasión puede salir a flote. A veces, el fuego y las emociones salen a relucir. Pero para nosotros, esto no es nada. Hemos hablado del tema y vamos a seguir remando juntos”, enfatizó Kyle Lowry, uno de los últimos en sumarse a la plantilla del Heat.

A falta de pocas semanas para que termine la temporada regular de la NBA, los Heat lideran la Conferencia del Este pero no pueden relajarse en los laureles: tienen a tres equipos a 1.5 partidos de arrebatarles la mejor semilla de cara a los Playoffs. Philadelphia 76ers, Milwaukee Bucks y Boston Celtics esperan pacientes un nuevo tropiezo de los de Miami con el sueño de escalar a la máxima posición a pocos encuentros para el cierre de la temporada