Los Spurs de San Antonio cayeron derrotas ante los Pelicans y quedaron descalificados y por tercera temporada consecutiva quedan fuera de los playoffs y la gran pregunta que queda por responder es el futuro de Gregg Popovich. El 11 de marzo de 2022, Popovich se convirtió en el entrenador en jefe con más victorias de todos los tiempos en la historia de la NBA, superando al miembro del Salón de la Fama Don Nelson.

Popovich, quien ha estado al mando desde 1996, lo ha hecho todo en su carrera como entrenador. Además de llevar a los Spurs a cinco títulos de la NBA, ha sido nombrado Entrenador del Año tres veces y fue nombrado uno de los 15 mejores entrenadores en la historia de la NBA durante la celebración del 75 aniversario de la liga.

En 2021, llevó al equipo de EE. UU. al oro olímpico antes de dejar su cargo para permitir que su sucesor, y exjugador, Steve Kerr tome las riendas. ¿Podría hacer algo similar en San Antonio?

Popovich, quien cumplió 73 años en enero, nunca ha sido uno de fanfarrias exorbitantes. ¿Sería realmente una gran sorpresa un anuncio discreto de jubilación? Cualquier otro tipo de anuncio podría resultar en una gira de despedida, que coincide exactamente con la fanfarria que Popovich podría evitar. Como uno de los mejores entrenadores en todos los deportes de equipo, Popovich dejará enormes espacios por llenar una vez que decida retirarse. Si eso sucede en la temporada baja de 2022, debe creer que el táctico tiene un plan bien pensado con respecto a su reemplazo.

El legado de Pop es inmenso, su capacidad de hacer más con menos. Es el dirigente con mas victorias de todos los tiempos y artífice de uno de los mejores sistemas de pases de la historia. Sin embargo, en su etapa más difícil nos dejó una de sus mayores lecciones.

Cuando los Spurs tenían que tanquear, cuando parecía ser la mejor elección siempre se negaron a hacerlo. Siempre se ha negado ha ir en contra del mayor principio del deporte: intentar ganar. No perder apropósito aunque se parte de un plan para ganar a futuro.

“Simplemente no es lo que somos. No es quien soy. No puedo operar así. Lo cual podría no ser la filosofía general más inteligente para tener, y lo entiendo. Pero somos quienes somos. Creo que los jugadores jóvenes adquieren una comprensión real de un espacio filosóficamente moral donde lo correcto es seguir compitiendo. Francamente, no sé cómo iría a mi equipo y diría: 'Está bien, muchachos, no vamos a completar la forma en que deberíamos', o cómo transmitiría eso, o con un guiño y un asentimiento. Creo que les haces un mal servicio a los jugadores si no pueden salir y rendir al máximo de sus posibilidades. Creo que las lecciones a aprender son muy importantes a medida que avanzan sus carreras. Esperas que, a la larga, ese valor del juego les ayude a competir a un nivel aún más alto más adelante. Entiendo lo contrario, simplemente no puedo hacerlo”.

Aun si Pop nunca lo hubiera dicho abiertamente, fue obvio durante toda la temporada que el tanque no estaba en el ADN de este equipo. Puede que aún no sean un equipo ganador, pero siempre se esfuerzan al máximo cada noche. Sus luchas en juegos cerrados han sido bien documentadas, y si hubieran descubierto esa parte del juego antes. , es posible que nunca haya habido un debate sobre si deberían haber seguido luchando o dejar que la temporada se adelantara.

La realidad es que los Spurs están en un lugar bastante decente en este momento. Tienen la novena mejor probabilidad en la lotería, y los jugadores jóvenes aún probarán la experiencia de la postemporada mientras sienten la satisfacción de cumplir una misión.