Los Filadelfia 76ers suspendieron por un partido al base australiano Ben Simmons, quien también fue excluido de los entrenamientos el martes por "conducta perjudicial para el equipo", anunció el club de la NBA.

Al parecer, Simmons se negó a participar en un ejercicio de defensa ante las indicaciones de Doc Rivers. El técnico insistió y el jugador volvió a negarse, ante lo cual lo expulsó de la sesión.

El jugador lleva semanas intentando forzar su salida de los Sixers, aunque las aguas parecían haber vuelto a su cauce cuando hace diez días decidió incorporarse finalmente a los entrenamientos de pretemporada. El incidente ocurrido este martes hace pensar que la situación difícilmente tiene arreglo y que Simmons no tiene mucho futuro en Philadelphia.

El jugador, de 25 años  fue seleccionado como número uno del draft en el 2016 y elegido para las tres últimas ediciones del Juego de Estrellas. El estelar se perderá el partido inaugural de la temporada este miércoles contra los New Orleans Pelicans.

"A esta altura ya no me importa lo que haga Ben Simmons. Siempre termina haciendo lo que quiere", dijo el Joel Embiid.

“Our job is not to babysit somebody.”

El cisma entre los dos lados se remonta a los últimos playoffs, cuando los Sixers fueron eliminados en el Juego 7 de la semifinal de la Conferencia Este ante Atlanta.

Luego se destacó el pobre desempeño ofensivo del jugador, y Rivers cuestionó públicamente la capacidad del base para ser un creador de juego capaz de ganar un campeonato.

Entonces surgieron tensiones entre Simmons y la estrella del equipo el camerunés Joel Embiid, quien culpó al australiano por "faltarle el respeto" a sus compañeros con unos comentarios el mes pasado.

Tanto el pívot camerunés como Doc Rivers ha dicho repetidamente que quieren que Simmons se quede en el club. El regreso del jugador al grupo la semana pasada auguraba así el fin de la crisis interna, que finalmente cobró impulso.