En estos tiempos, si eres atleta profesional, debes preocuparte no solo por tener un gran rendimiento y desempeño en la cancha y/o terreno de juego, sea cual sea la disciplina a la que te dediques, sino que también se debe tratar de ser un modelo a seguir y mostrar la mejor de las conductas fuera de la misma.

Ya hemos podido presenciar múltiples casos de indisciplina en el deporte, ya sea de carácter intencional o no, incluso por jugadores con cierto recorrido y trayectoria; en esta ocasión, el que se ha visto algo empañado es Anthony Edwards, un joven de apenas 21 años y que se encuentra actualmente en medio de un escándalo por haber protagonizado un episodio de conducta homofóbica.

El actual escolta de los Minnesota Timberwolves, en medio de su aún inmadurez, hace un par de días subió un corto video en su cuenta de Instagram, en el cual realizaba algunos comentarios ofensivos hacia un grupo de personas de clara inclinación homosexual, quienes se abrazaban entre ellos, y en el cual se le escuchó decir en su transmisión: "¿A qué vienen a este mundo?"

Como suele suceder en estos, hubo cualquier cantidad de reacciones en su contra, sobre todo de la amplia comunidad LGBTIQ, por lo que Edwards debió borrar su publicación y posteriormente publicó un mensaje en su cuentaTwitter con sus respectivas disculpas, aunque su equipo en la NBA no se ha mostrado muy satisfecho y por medio de su presidente de operaciones, Tim Connelly, se espera por alguna sanción ejemplar.

"Estamos en desacuerdo con el lenguaje y acciones que ha utilizado en redes sociales; los Timberwolves nos caracterizamos por ser una organización inclusiva para todos, por lo que pedimos perdón por las ofensas ocasionadas", es lo que llegó a expresar el directivo del conjunto de Minneapolis en un comunicado oficial.

Cabe destacar que en este tipo de casos, la propia NBA suele tener su código de conducta y establecer multas desde 50.000 dólares a quienes lleguen a impulsar este tipo de mensajes de odio y discriminación, algo que en el mundo de hoy está siendo cada vez más señalado por los afectados, y que en años anteriores no generaba mucha repercusión; solo que ahora, existe la internet y las redes sociales.

Así pues, todo pudiera resumirse en un acto de malcriadez propia de la corta edad del jugador, que aunque él mismo haya declarado que no suele comportarse de esa forma, ya que recibió una mejor educación que esa, muy posiblemente sea severamente castigada por la liga y su propia franquicia.

El antecedente más recordado fue hace poco más de un año, cuando el mismísimo Kevin Durant fue acusado por el reconocido actor Michael Rapaport, destacado por actuar en las famosas series 'Prison Break' y 'Friends', de haberle propinado insultos y de incluso haberle enviado fuertes mensajes de carácter misóginos hacia su esposa, a pesar de haber confesado luego que la relación entre ambos era de muy buenos amigos. Lógicamente, Durant fue sancionado.

Desde hace mucho tiempo la NBA ha tratado de ser una organización ejemplar y que se preocupa por mostrar siempre su imagen de responsabilidad social, dentro y fuera de los Estados Unidos, más tratándose de un deporte que suele reunir a jugadores de origen popular y formados en estratos bajos.