Era el tema de moda en Mineápolis y más allá, pues nadie o pocos podían entender a cabalidad, las causas del pésimo comienzo de la franquicia de baloncesto de Minnesota, los Timberwolves.

Unos, la mayoría, atribuían a una cuestión de meros egos, el hecho del mal paso del elenco de la Conferencia Oeste, en alusión a la proyección de hombres como Anthony Edwards, Rudy Gobert y Karl – Anthony Towns; un trío de lujo que debía poner en alto el nombre de una organización que lleva años tratando de construir un proyecto ganador, pero en el comienzo las cosas no empezaron a salir como se esperaba.

Algunas culpas

Y es verdad el exceso de individualismo parece haber hecho mella en varios partidos importantes en ese momento, pues no se podía ver de otra manera el hecho de tanto talento desperdiciándose en las duelas.

De igual modo, la idea de que Gobert tendría que acomodarse a las dinámicas del equipo y por ende compenetrarse mejor con Towns y Edwards, este elemento pudo haber jugado su papel y dos semanas después, todos comentaban sobre un nuevo fracaso, sobre el gran fiasco del primer mes de campaña…

El momento esperado

El guion se debía cambiar y llegó una primera victoria ante los Cavaliers, después otra Orlando Magic y anoche para reafirmar el buen momento, los Timberwolves volvieron a ganar.

Y una racha de tres victorias al hilo es una razón de peso para recuperar la ilusión y volver a creer como pasaba hace unos meses, que el equipo de Minnesota puede dar el gran salto en esta temporada.

Un buen triunfo en Filadelfia

Este sábado en Filadelfia, mostraron su mejor versión para imponerse al conjunto local, los Sixers, con marcador final de 112-109, tal como lo reseñó ESPN.

Un Anthony Edwards inmenso desde el silbatazo inicial, comandó la ofensiva de los Timberwolves, con 25 puntos, 5 rebotes e igual cantidad de asistencias, siendo escoltado por D Angelo Russell con 19 puntos y 7 asistencias; a la vez que Karl- Anthony Towns aportaba también a la causa con 12 puntos y 8 rebotes.

Los chicos de Chris Finch, debían romper la dinámica perdedora y lo hicieron y en este minuto se comenta del renacer de los Timberwolves, pues luego de su victoria reciente, con forja de 8-8 otra perspectiva se asoma en el horizonte.