Finalmente, Al Horford ha llegado a las Finales de la NBA.

Horford ayudó a los Boston Celtics a vencer al Miami Heat en el Juego 7 de las finales de la Conferencia Este el domingo por la noche, lo que oficialmente puso a los Celtics de regreso en las Finales por primera vez desde 2010 . Pero lo que es más importante para Horford, marcará las primeras Finales en su carrera de 14 años.

Es el primer dominicano en unas finales de la NBA. Además, Horford jugó el partido de playoffs número 141 de su carrera el domingo por la noche, pero nunca había llegado a esa serie final. La racha fue la más larga en la historia de la NBA.  Horford había jugado en 11 juegos de playoffs más que Paul Millsap, quien ahora tiene la racha más larga sin llegar a las Finales. Joe Johnson y Steve Nash jugaron en 120 juegos de postemporada, y luegoTerry Cummings completa los cinco primeros con 110 juegos de playoffs.

Al ha sido una pieza neurálgica de los Boston Celtics. Siempre ha sido mas que una pieza de rol en sus equipos con quienes suma 4 finales de conferencia. Ha sido el que une las piezas del rompecabezas, ha sido un líder, un motivador, un gran defensor y una amenaza exterior que abre espacio a sus compañeros. Al es un buen pasador, un compañero de pick&roll excepcional. Es bien valorado entre sus compañeros, coaches y respetado por sus rivales.

Sin embargo, el dominicano es tratado como un villano entre muchos de sus compatriotas. Mismos que valoran la valía de Draymond Green por hacer las pequeñas cosas desprecian a Al por hacer lo mismo. Muchos caerían presos si existieran los policías de la coherencia.

Horford proyecta ser Salón de la Fama no solo por su nivel mostrado en la NBA, sinó por sus dos títulos con Florida en la NCAA y sus desempeño con la selección dominicana.

Fue nombrado Jugado Mas Valioso en el Centrobasquet del 2012 donde Dominicana gano su primera medalla de Oro en Puerto Rico y lo hizo justamente ante los boricuas en la final.

Horford puso a soñar en grande al pueblo dominicano cuando fue el buque insignia de la selección que ganó la primera medalla para el país en un torneo de nivel superior al CentroBasket, en el Campeonato FIBA Américas 2011. Aquella vez Dominicana conquistó la medalla de bronce en Mar de Plata quedándose a un juego de los Juegos Olímpicos tras perder ante Brasil con la ausencia de Edgar Sosa, que se lesionó durante el torneo.

Junto a Luis Flores lideró a la selección Ben el Repechaje Olímpicos del 2012 dónde cayeron ante Macedonia y Lituania con el gran cierre de Al-Farouq Aminu. En 6 torneos con la selección, Horford promedio 16 puntos, 9.1 rebotes y 2.8 asistencias. Fue el mejor jugador en cancha mientras jugó.

Entonces, ¿a que se debe toda esa animadversión a una gloria del deporte dominicano? La ausencia desentendida del mismo de la selección dominicana de baloncesto.

Justamente el Repechaje del 2012 fue su último torneo con la chaqueta tricolor. Desde entonces son 10 años de ausencias. Durante mucho tiempo se negó a cerrar una puerta que nunca estuvo dispuesto a entrar, creando ilusión en la fanaticada que vez tras vez quedaba desilusionada ante las siempre presentes excusas del único dominicano en la NBA hasta la llegada de Karl-Towns.

Al confesó en un campamento de NBA Jr en el Carol Morgan en 2019 que fue irrespetado en la selección dominicana por Jack Michael Martínez y que no recibió el apoyo de sus compañeros. Aquella fricción sigue estando presente en la mente y corazón del dominicano que no es capaz de darle la vuelta a la página incluso con protagonistas diferentes.

Semanas más tarde, el veterano informó que no participaría en el Mundial de China porque trabajaba en adaptarse a su nuevo equipo. Lo informó en las redes sociales con un capture de su block de notas del celular y desactivo los comentarios en el post.

Son ese tipo de pequeños detalles, pasos equivocados y mala comunicación que han hecho que Al se gane la animadversión de muchos dominicanos que vieron a estrellas como Manu Ginobilli, Tony Parker, Pau Gasol representar con orgullo a su patria.