Los Celtics golpearon primero. Y lo hicieron con un arma secreta, la que nadie esperaba. Al Horford se vistió de héroe y firmó un auténtico partidazo en el Juego 1 de las Finales de la NBA ante Golden State Warriors. El triunfo 120-108 con un último cuarto magistral puso arriba a Boston que robó la ventaja de localía para el resto de la serie.

26 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias, un robo y un 75% de tiros de campo con 6/8 en triples. Una auténtica locura lo del dominicano que, sin dudas, fue el artífice de que Boston "robara" el primer partido y diera el batacazo de la serie.

Si ya de por sí Horford había hecho historia al ser el primer quisqueyano en llegar a unas Finales de la NBA (rompió una racha de 141 partidos de postemporada sin jugar la serie definitiva, récord histórico), su actuación en su debut en una serie por el anillo va directo a los libros dorados del baloncesto nacional. Y el mundo de las redes sociales no tardaron en expresar su asombro por lo hecho por el veterano.

Desde comparaciones con LeBron James, hasta análisis exhaustivos acerca de lo importante que es el trabajo del jugador que transita su segundo ciclo en el equipo y que se ha vuelto clave en el funcionamiento defensivo de Boston, pero que ahora aportó mucho más en ataque.

Su efectividad en triples fue abismal. Encestó seis de los ocho intentos que tuvo en el juego, lo que se convirtió en la mejor actuación desde fuera del perímetro para un jugador que debutaba en unas Finales de la NBA. De esa forma, mostró que su juego evolucionó y no tuvo problemas para adecuarse a la tendencia actual del "jugador grande tirador" en la que los centros se han convertido en un arma más a distancia.

Pero lo más importante, es que Horford también aportó en el cierre del juego. En los últimos dos minutos, cuando había que cerrar la ventaja en favor de su equipo, el dominicano anotó ocho puntos seguidos en un rally en el que los Warriors no metieron ningún punto. Serenidad, templanza y letalidad en partes iguales.

Así, los Celtics se ponen en ventaja en el comienzo de esta serie final. No hay nada dicho, de todas formas. Enfrente están unos Warriors acostumbrados a cambiar la cara rápidamente. Pero la tendencia del primer juego indica que no será nada fácil. Sobre todo, si Horford mantiene este nivel.

Siempre aporta.