Hay que anotar este nombre para dentro de unos años: Danny Jordan Carbuccia. Ya con la segunda palabra de esas tres que conforman su identidad, se puede trazar una ilusión de que a este chico le esperan grandes cosas si el destino está de su lado.

Con apenas 15 años, Carbuccia es el armador del equipo dominicano U-16 que clasificó al Mundial U-17 que se realizará el año que viene en Alicante, España. En el torneo clasificatorio en Xalapa, México, donde Dominicana quedó eliminada en semifinales ante Argentina, Danny fue el lider en puntos del equipo nacional y quedó séptimo entre todos los jugadores del torneo.

Es hijo del ex jugador del baloncesto distrital, del cual hereda su nombre y, si bien nació en el país criollo, reside desde pequeño en Estados Unidos. Y aprovechando el lugar en el que está, tiene un objetivo claro y muy ambicioso: estar en la NBA.

“Mi sueño es mantenerme en la NBA. No sólo llegar, sino mantenerme, tener regularidad", declaró tras el torneo que disputó en tierras aztecas. Si bien apenas está cursando su primer año de secundaria, ya tiene claro a donde quiere llegar y la competitividad que demuestra.

En Estados Unidos ya ha jugado ante el hijo de Carmelo Anthony y, además, ha tenido la posibilidad de entrenar un par de veces junto a Chris Duarte, el nuevo representante nacional en la NBA. Carbuccia no desaprovecha ninguna posibilidad para lograr su objetivo. Un ejemplo de eso, es que todavía lamenta lo poco que pudo aportar en la derrota ante Argentina.

"Pienso que, si hubiera tenido un mejor juego, hubiéramos tenido una mejor posición. No me fue muy bien, pero eso hay que dejarlo atrás, Ya no se puede cambiar”, dijo en referencia al cuarto puesto que logró el equipo quisqueyano. Lo que es seguro, es que futuro le sobra. Habrá que ver que tiene preparado el baloncesto para él.