La NBA demostró una vez más que es una de las mejores ligas del mundo. Pero no solo por el talento de sus jugadores y el espectáculo de sus partidos, sino también por su departamento de marketing y la difusión que logra en cada detalle. Y más, si es por un motivo de celebración.

75 años no se cumplen todos los días y, en el marco del comienzo de la septuagésima quinta temporada que dará inicio a fin de mes, la liga preparó varias sorpresas. Una, es una elección de setenta y cinco jugadores que serán distinguidos como los mejores de la historia y se dará a conocer en los próximos días.

Y la otra es un corto que se venía promocionando hace rato y generaba mucha expectativa por la gran cantidad de jugadores, estrellas y leyendas antiguas que serían parte de la producción escrita, dirigida y protagonizada por el actor Michael B. Jordan.

En apenas tres minutos de duración, Jordan actúa como el conductor del "Hoop Bus" y lleva a un grupo de niños en un recorrido por el vecindario de la NBA que alberga los 75 años de cultura del básquet, mostrando como conviven las actuales figuras y las glorias retiradas de la mejor liga de baloncesto.

A medida que el bus recorre las calles de la comunidad, los pasajeros se encuentran con diversas figuras en entornos cotidianos. Desde Magic Johnson y Larry Bird que se convierten en vecinos amistosos de al lado, pasando por LeBron James cuidando su jardín, Kareem Abdul-Jabbar enseñando a Dirk Nowitzki el arte del sky-hook, hasta Zion Williamson rompiendo un tablero en la cancha callejera.

El aporte latinoamericano no faltó, ya que el argentino Manu Ginóbili también fue parte del vecindario, en el que se lo ve recibiendo un pase de Nowitzki, para luego darle una aisistencia a Zach LaVine, que realizó una de sus características volcadas en el aro del autobús.