Con él, todo; la gloria, tocar el cielo con las manos, el volver a sentirse un equipo ganador; sin él, nada, mediocridad extrema y un cúmulo de dudas que no dan certeza alguna respecto al posible futuro del Miami Heat.

La dependencia del elenco floridano con Jimmy Butler es total, a veces cuando no está, parece un conjunto armado a retazos, un poco de Adebayo por aquí, otro poco de Lowry o Herro por allá, con Erick Spoelstra mirando atónito desde la banca, rezando por un milagro que permita el pronto regreso de su estrella.

El contexto

Con el Heat jugando para marca de 10-12, bordeando a duras penas el décimo lugar en la Conferencia Este; Jimmy Butler regresó otra vez, siete juegos después Butler volvió a vestir la casaca de Miami y como siempre, estuvo a su altura.

Sus problemas de rodillas lo habían lastrado, pero ayer en Boston, en una reedición de la ultima final de Conferencia, Jimmy mostró los jalones y tiró del carro para eclipsar los casi 40 puntos de Jaylen Brown y darle a Miami la revancha de lo ocurrido días antes, cuando el descomunal Jayson Tatum sumó 49 cartones para aplastar a los sureños; tal como lo reseñaron Marca y ESPN.

La hora de Jimmy

Como lo lee, en el TD Garden, en pleno corazón de Massachussets, Jimmy Butler silenció a la afición celta compilando 25 puntos y 15 rebotes, un doble- doble para enmarcar en bordes dorados, guardando lo mejor para esos 5 minutos finales, en los que se decidió el encuentro con pizarra de 120-116.

Hubo presión y alta intensidad desde el mismo silbatazo inicial pero el Heat con Butler aguantó, el Heat con Butler lo puede todo y en la prórroga fue vital para concretar el éxito, el onceno éxito de la temporada y con ello, cortar una racha de cinco victorias seguidas de Boston.

El revulsivo

Un cambio total, cuando está Jimmy, las cosas funcionan, vuelve la motivación y   si bien fue un revulsivo con su desempeño, también estuvieron Tyler Herro con 26 cartones y Kyle Lowry con 20 para respaldarlo.

Este viernes en el TD Garden, cuando Jimmy Butler regresó, Miami Heat volvió a ser un equipo y esta es la mejor parte de la historia.