Zion Williamson ha vuelto al centro del debate después de las últimas imágenes en las que ha aparecido. El pívot de los Pelicans acudió al último partido de su equipo paseando su descomunal figura y los comentarios en el universo NBA no se han hecho esperar. Si bien no hay información oficial, se especula que puede estar sobre los 140 kilos.

El coloso de 21 años aún no ha podido debutar esta temporada después de ser operado de un pie. En las últimas semanas había llegado a hacer entrenamientos casi completos, pero cuando se disponía a hacer ejercicios de cinco contra cinco comenzó a sufrir dolor y ha tenido que parar de nuevo.

Sin poder hacer trabajo cardiovascular, el sobrepeso habitual de Williamson ha ido a más. Ya era una preocupación desde sus tiempos en la universidad de Duke y ahora en la NBA lo sigue siendo. Si, como parece, ya ha superado las 300 libras, sólo habría un jugador en la Liga que le superaría. Es Tacko Fall, que mide 2,29 metros, 31 centímetros más que el jugador de los Pelicans, que superaría a mastodontes como Boban Marjanovic y Jusuf Nurkic.

Williamson debería haber comenzado ya su tercera temporada en la NBA. Entre las dos anteriores sólo pudo disputar 85 partidos debido a los problemas físicos. Eso, sus promedios demostraron su capacidad de destrucción: 25,7 puntos con un 60,4% en tiros de campo y 7,0 rebotes por encuentro.

En su etapa universitaria en Duke, Zion fue llamado como uno de los proyectos jóvenes más dominantes que se recuerden. Y la expectativa que generó su llegada a la NBA fue comparada con la de LeBron James. Pero hasta ahora solo se ha podido ver pequeñas dosis de su talento. Si las lesiones le respetan y cuida ese peso, está llamado a dominar la Liga en los próximos años.