Sí, LeBron James tiene 37 años pero parece mentira. Su increíble físico y talento para estar presente en la NBA continúa inmaculado, siendo Los Angeles Lakers el equipo afortunado en contar con sus servicios. Pero esa relación no es mutua y, si bien LeBron volvió a sacar campeón a los Lakers, el presente vuelve a estar complicado.

Esta temporada todo ha sido lujo, puntos y grandes exhibiciones, pero sus compañeros no terminan de despertar, ni siquiera cuando al alero le tocó ver partidos desde afuera. Así, lo están desgastando muy temprano en la campaña y más adelante podría pasar factura en las aspiraciones por llegar a los Playoffs.

El domingo por la noche de NBA, Los Angeles Lakers se midió ante Memphis Grizzlies, cayendo 127-119 sobre el tabloncillo del Crypto.com Arena, donde nuevamente 'Bron brilló con 35 puntos, 7 asistencias y 9 rebotes en 33 minutos de labor.

James facturó 35 puntos en ese compromiso mientras que el resto de los titulares, juntos, solo llegó a 22. Además, se trata del partido número 18 para 'Bron con 30 unidades o más (quién más tiene en esta temporada).

Ahora, de esos 18 duelos, Lakers ha perdido 8, lo que quiere decir que las grandes actuaciones de su principal figura no son suficiente para aspirar al triunfo. Claramente, Frank Vogel debe encontrar una rápida solución.

Los Lakers poseen un registro de 21-20 esta temporada. Muy por debajo de las aspiraciones iniciales, que incluyeron una gran ilusión por la cantidad de fichajes de renombre, más allá de la veteranía. Howard, Westbrook, Anthony, Ariza, Rondo y DeAndre Jordan se sumaron a James y Davis para formar un plante temible, pero que no rinde lo esperado.