Si parecía que Los Ángeles Lakers se habían retirado del mercado de la NBA con la adquisición de Rajon Rondo, finalmente no fue así. Ahora, confirmaron el rumor que se venía acrecentando cada vez más y, ya se puede decir que DeAndre Jordan es nuevo jugador del equipo amarillo y púrpura.

El interno dejó Brooklyn yllegó a Detroit Pistons en un intercambio que incluyó segundas rondas de draft y dinero enviados a los Pistons. Pero el jugador no tenía intenciones de jugar allí y, mediante un "buyout" compró el valor restante de su contrato para poder ser agente libre.

De esta forma, se abrió la posibilidad de que regresara a la ciudad de Los Ángeles, tras haber jugador para los Clippers durante diez temporadas, entre 2008 y 2018. Ahora, en lado Laker de la ciudad, compartirá equipo con otros veteranos, pero que juntos forman un equipo que aspira al anillo.

"El simple hecho de poder estar en un equipo como este con muchachos a los que respetas y con los que has competido en el pasado; entrar en mi decimocuarta temporada ha sido genial al ver: 'Me pregunto cómo sería jugar con este tipo'. Siempre piensas en eso", declaró al llegar a la franquicia.

"Estoy emocionado de poder estar aquí y juntarme con estos muchachos y construir química. Va a ser un proceso, pero creo que todos estamos listos para hacerlo", dijo el jugador que quiere lograr su primer anillo, como varios de sus compañeros que llegaron con ese objetivo junto a LeBron James.

Es que, además de James, están en el plantel jugadores como Russell Westbrook y Carmelo Anthony, que quieren lograr su primer título. Y otros veteranos como Dwight Howard, Trevor Ariza, Rajon Rondo y Marc Gasol.

Justamente, el español tiene su futuro en duda, ya que además de los mencionados Jordan y Howard, también está la figura de Anthony Davis para pelear por minutos en la zona pintada, lo que abre un duelo interno sobre quienes serán los que dispongan de más tiempo de juego y, según los analistas, el menor de los Gasol es el que corre con desventaja.