Cada año que pasa se vuelve más común el poder observar el crecimiento de nuevas generaciones y talentos vinculados a leyendas activas y no activas del baloncesto, que precisamente buscan igualar y superar lo logrado por sus  progenitores.

Recientemente ya se han visto destellos de los hijos de grandes figuras como Shaquille O'Neal (Shareef) y Scottie Pippen (Scotty) que ya se han estrenado en la liga de verano de la NBA con la filial de los Lakers, mostrando importantes avances en cada uno de los partidos que disputaron.

Uno de los jóvenes también considerados promesa es Bronny James, hoy de 17 años, hijo de LeBron James, que en sus últimas incursiones se le ha visto algo más agresivo en cada juego, incluso retando a oponentes con feroces contraataques y volcadas llamativas, que hacen recordar a un joven LeBron.

Y es que en su momento, un joven LeBron James era una fuerza a tener en cuenta, incluso antes de poner un pie en la liga, estaba muy por delante de sus compañeros. La interrogante ahora es si Bronny es capaz de generar el mismo impacto que 'King' James.

Bronny es un base de 1.90, que en la temporada pasada en el Sierra Canyon del High School, tuvo altibajos, con algunos partidos muy buenos y otros no tan buenos. Promedió 7.2 puntos, 2.6 rebotes y 2.5 asistencias, siendo éstos números algo discretos, aunque aún es joven y le queda un año más en la secundaria.

Con esos números pareciera no generar muchas expectativas, de hecho, ni siquiera entra en la lista de los 10 mejores prospectos de su clase. Sin embargo, podría estar subiendo la escalera del draft, ya que cada vez se le nota con una mejor actitud.

Se ha caracterizado también por poseer un buen tiro de media distancia, pero en sus últimos juegos se ha podido notar más en otros departamentos estadísticos, lo que indica que estaría rumbo a consolidarse; en un partido reciente ante el equipo 'Herro' dejó un registro de 25 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias.

Incluso su mecánica de despegue y vuelo se parece a la de su padre; su mejora con respecto al último año es notable, habiendo duplicado su producción anotadora, lo que puede ocasionar que aumente su valor antes de ingresar a la etapa universitaria.

Aún no está claro dónde seguirá después, aunque hay reportes que aseguran que cinco universidades top están interesados en él: Duke, Kansas, Kentucky (única que le ofreció una beca oficialmente), UCLA y North Carolina. Tampoco hay que descartar que tome otra dirección ya que en los últimos años se ha visto cómo prospectos importantes han jugado en el exterior o en la G-League.

LeBron James llegó a impactar a todos, en febrero pasado, cuando dijo que iba a jugar su último año con su hijo. “Donde sea que Bronny esté, ahí estaré. Haré lo que sea para jugar un año con mi hijo”, declaró. Incluso, Bronny podría participar del draft recién en 2023, si se concreta el cambio de las reglas de que la edad mínima de ingreso sean 18 años.

LeBron será agente libre sin restricciones en 2023 y ahí podrá definir, sin ataduras, dónde se encontrará con Bronny, viendo el nivel de su hijo y las opciones que existan en el momento.