No es la primera vez que este tipo de cosas suceden en el baloncesto y en algún otro deporte, pero siempre es algo digno de resaltar; un equipo como los Houston Rockets que en lo que va de campaña de la NBA, no ha podido salir de los últimos lugares de la conferencia del Oeste, ha dado este viernes el gran campanazo.

Pues no han obtenido una victoria cualquiera, sino que han podido derrotar al conjunto más inspirado de esta zona, los Phoenix Suns, en el propio escenario del “Footprint Center”, teniendo que revertir una desventaja de 16 puntos, y ganar un último parcial por 36-25.

Esto, además de otra buena actuación de Jalen Green que fue la figura con 30 puntos; pero se ha podido complementar con un buen trabajo en colectivo, en el que el resto de los abridores también han aportado lo suyo para luego celebrar como si hubieran obtenido el campeonato.

Finalmente pudo aparecer su selección de primera ronda, Jabari Smith Jr, que ya estaba dando preocupaciones al no mostrar los números que tanto se esperaba de su persona; acá ha marcado 17 puntos con 6 rebotes, además de los 15 de Kevin Porter Jr, otros 13 de Alperen Sengun y 10 de Eric Gordon.

Desde la suplencia, se destaca también el aporte del angoleño Bruno Fernando, haciendo un buen trabajo en la pintura y neutralizando en varias ocasiones a Cameron Payne y DeAndre Ayton.

En este sentido, se pudo contrarrestar otra gran noche de Devin Booker, que logró ser de nuevo el mejor en la ofensiva de los Suns con 41 puntos, pero esta vez no recibió el espaldarazo que venía teniendo en la racha de seis triunfos que vieron frenar ante los Rockets.

En el minuto final del partido en Phoenix, los Suns tuvieron hasta tres intentos para anotar el canasto que le diera la victoria, dos de ellos por parte del propio Booker, pero el reloj expiró y el marcador quedó a favor de Houston 122-121, y se concretaba apenas su sexta victoria en 22 partidos.

Los tejanos han abandonado el último lugar de la zona Oeste, motivado también porque los San Antonio Spurs se encuentran en el peor momento y ya suman 10 reveses al hilo, aunque apenas la diferencia entre ambos es de medio juego.

Ahora Houston tendrá que pasar la página bien rápido y no quedarse sumergido en esta euforia, porque este sábado tendrá otro duro escollo al trasladarse hasta San Francisco y enfrentar a los actuales campeones Golden State Warriors; pero como no todos los días David vence a Goliat, lo de anoche en Phoenix había que celebrarlo.