Siempre está, a veces da la sensación de que no, pues esta Tatum y también el TD Garden que parecen lo mismo o pueden parecerlo. Tatum el ícono de la afición, allí en el TD Garden, el TD Garden y la afición como símbolos de todos Massachussets, no solo de Celtics, de Boston y Massachussets y más allá, de toda Nueva Inglaterra diría incluso sin temor a equivocarme. Así y todo, él está, siempre o casi siempre, pero está, a veces entre las sombras, sin reclamar tanto protagonismo, pero igual, Jaylen Brown está y eso es innegable.

Hay hechos y hechos dentro de esos hechos para refrendar esa idea de Jaylen Brown como el sigiloso protagonista del ilusionante presente de los Celtics. Está la temporada anterior, de modo especifico la segunda mitad, los playoffs después, los Nets, Milwaukee, luego Miami en la final del Este y si fuera poco, frente a Warriors, cuando todos se perdieron y Udoka reclamaba, el estuvo también, Jaylen Brown en blanco y negro y verde y magenta… de todas las formas, Jaylen Brown.

Una vez más… Jaylen

Hace unas horas, quizás menos, Jaylen Brown lo volvió a hacer, a hacer de hombre grande, de tipo duro, es el dos pero en ocasiones, como ayer debe, tiene que ser el uno y lo asume, sin reparos, como una especie de alter ego de algún templario, allí, custodiando la mística de los Celtics, de los gloriosos Celtics, esos de Bill Russell y Larry Bird, también los de Kevin Garnett y Paul Pierce que es igual a decir, los Celtics de Jayson Tatum y Jaylen Brown, la misma historia, así de única…

Este viernes en el TD Garden, Jaylen Brown se puso la capa de superhéroe y pienso en Batman, pero podría ser también otro cualquiera, como sea Brown lució así inmenso ante los Timberwolves, quienes lucharon hasta el final, pero no pudieron ante el empuje del imparable Jaylen y esos 23 cartones en el último cuarto.

Fueron 30 cartones de Tatum, pletórico como de costumbre y tras el patinazo inicial en el primer cuarto, cuando Minessota se impuso 29-22, tras este parcial, con esos 30 cartones de Tatum y 36 de Jaylen Brown, los Celtics acomodaron el cotejo a su favor para dominar las siguientes mangas, 32-27, 34-30 y 33-23, con un rotundo marcador final plasmado en la pizarra, 121-109.

El complemento perfecto

Y estuvieron los 30 puntos de Tatum, también los 30 de Anthony Edwards por los Timberwolves, pero lo de Jaylen Brown fue una clase magistral y a sus 36 puntos le añadió 7 rebotes, 3 asistencias, de 29/13 en tiros de campo, de 13/3 en triples y de 10/7 en libres, tal como lo detalla el San Diego Union Tribune y NBA.com y al respecto fue tal la épica de este 23 de diciembre, que con su desempeño, Tatum y Brown superaron nada menos que al dueto de Jordan y Pippen, en cuanto a puntos combinados…

Si algo necesitaba Joe Mazzulla y la gente en el TD Garden era ver como el dominicano Al Horford complementaba a la perfección el trabajo con un doble- doble, 17 puntos y 11 rebotes.

Como lo lee, los Celtics volvieron a ganar, justo cuando Jaylen Brown se vistió de Batman para aplastar a los Timberwolves.