Este es el viaje número 22 a la ronda de campeonato para la gloriosa franquicia y esta temporada fue una de las más sorprendentes. Los Celtics, si consiguen ganar el Campeonato de la NBA número 18, serían los 'underdogs' más grandes desde 1984 en conseguirlo.

Si bien el camino no fue fácil, los Celtics encontraron la manera en los momentos más difíciles. Ganaron tres veces en Miami y tienen marca de 7-2 fuera de casa en estos playoffs.

Se han consolidado como verdaderos luchadores, un rasgo que les será muy útil cuando abran en la ruta en estas Finales contra los Warriors en Golden State.

Comprendamos cómo Ime Udoka llevó a su equipo a la tierra prometida en su primera temporada como entrenador en jefe.

A principios de la temporada, los Celtics  parecían destinados a hacer los playoffs, pero a perder temprano en esa etapa. Celtics de llegar a este punto serían los más desvalidos, por mucho, para ganar el título desde 1984 (en lo que respecta a las probabilidades).

Las minúsculas probabilidades de Celtics ir por el título parecieron disiparse, ya que los Celtics pasaban momentos difíciles. Para el 28 de enero, la gente se preguntaba si el entrenador en jefe, Ime Udoka lo lograría. Tuvieron un récord de .500, perdiendo su 25º juego, y no parecían algo parecido a un contendiente al título.

Entonces sucedió una cosa notable. Solo perdieron seis juegos más el resto del camino de la temporada regular. Los Celtics registraron 26-6 en los últimos 32 juegos, ya que su defensa se elevó a la cima de la liga en la calificación defensiva, el porcentaje de tiros de campo de sus oponentes y el porcentaje de tres puntos del oponente. Las probabilidades de título de Boston dieron un giro en el descanso del All-Star.

Para cuando terminó la temporada regular, Boston se dispuso a ganarlo todo, y fue la segunda semilla sembrada en la Conferencia Este. Jayson Tatum hizo su camino hacia el primer equipo All-NBA, Marcus Smart fue jugador defensivo del año, Al Horford y su liderazgo, nadie estaba pidiendo la cabeza de Ime Udoka. Todo cambió a mejor.

Después de que los verdes enviaron a los Nets de Brooklyn, en la primera ronda, sus probabilidades de título crecieron para seguir despejando el trayecto de llegar a estas finales después de su agotador lucha de siete juegos contra el reinante campeón, los Bucks de Milwaukee. Ahora que han superado el Heat de Miami en las finales de la Conferencia Oriental, los Celtics entran en las finales de la NBA siendo favoritos de nadie. Pero se encuentran al igual que Warriors a cuatro victorias del trofeo de campeón.

Los Celtics comenzaron el año sin muchos que creyeran que le verían en estas instancias. Estaban detrás de los Nets, Bucks, 76ers, Heat y Hawks en probabilidades de pretemporada. A medida que avanzó la temporada, se hizo evidente que eran uno de los mejores contendientes.

 

Los Celtics están al borde de hacer increíble su historia si pueden derrotar a los poderosos Warriors. Sería una victoria pese a cargar con las probabilidades en contra. Prácticamente un milagro, tratándose sobretodo de baloncesto. Muy difícil que Boston pueda tener 4 golpes de suerte en una serie de 7 partidos. Eso no suele pasar... Pero si pasara sería una historia insólita que contar.

Ahora, todavía no ganen el campeonato, estos Celtics serán recordados por mucho, mucho tiempo; ya que de por sí, es una historia mágica de cómo un equipo Cenicienta se consagró en la Conferencia Este y se colocó en la posición de pelear una final con unos casi indestructibles guerreros de Golden State.