La ausencia de LeBron James está generando más problemas de los que cabría esperar ante la baja de una figura tan importante. Los Angeles Lakers volvieron a perder y lo hicieron dando una imagen que está pasando de ser una excepción a convertirse en la norma.

Los Minnesota Timberwolves no solo demostraron querer ganar con más ganas, sino que supieron aplicar al encuentro lo necesario para doblegar a sus rivales. Y vaya si lo hicieron, anulando completamente a sus oponentes para vencer por 107 a 83, la anotación más baja de la franquicia californiana desde antes de que llegase James.

Responsable de eso fue el dominicano Karl-Anthony Towns, cuyo trabajo fue decisivo, liderando con 27 tantos, 9 rebotes, 2 robos y 1 tapón en 11 de 17 tiros de campo. El jugador de origen dominicano explotó en el inicio de la segunda parte, logrando 18 de sus 27 puntos en el tercer cuarto en 4 de 5 triples y 2 de 2 en tiros de 2. Inmejorable forma de liderar a Minnesota de vuelta a la victoria.

Para Lakers, no fue una simple derrota, ya que lo llamativo fue la doble cara que mostraron pasando de tener controlado el duelo a desfallecer inexplicablemente en la segunda mitad. De dejar a Minnesota en un 38% en tiros de campo y un 14% al triple pasaron a conceder un 53% y 45%. Una actuación totalmente extrema.

Ante esto, el que dio la cara fue Anthony Davis que no se guardó nada a la hora de analizar el momento de la franquicia. "Apestamos. No defendimos. No anotamos. Eso no es solo en este tercer cuarto, es cada tercer cuarto que hemos jugado esta temporada. Salimos lentos, despreocupados ofensiva y defensivamente. Tenemos que hacerlo juntos. ¿Por qué? No tengo la respuesta. Pero tenemos que hacer un mejor trabajo", declaró el pívot.

"Tenemos que decidir quiénes queremos ser. ¿Un equipo de campeonato? No somos nosotros en este momento. No vamos a ganar un campeonato de la forma en que estamos jugando. Tenemos que ser mejores y debemos preocuparnos más por nuestras victorias en casa. Victorias en general. Esto fue avergonzante", añadió el actual líder del equipo ante la ausencia de LeBron James.