Aún con 35 años y bastante más cerca del final que del inicio, todavía es posible reiniciar la trayectoria en la NBA. Todo jugador depende del contexto del que forma parte y para Al Horford ese contexto estuvo lejos de ser el ideal desde que se marchó de Boston Celtics. Ahora, el dominicano regresó al último lugar en el que pudo mostrarse con tanto brillo y eso le da motivos para ilusionarse a él en lo personal y a toda la organización de los Celtics en general.

Aunque en esta campaña de regreso a los Boston Celtics, Al Horford está desempeñándose como el pívot del equipo, hace buenas duplas en la zona de la pintura junto a Enes Kanter y Jayson Tatum. En 23 partidos disputados esta campaña, el veterano de 15 campañas en la NBA tiene promedios de 12.3 puntos y 8 rebotes. Además, cuenta con un respetable 45% en tiros de cancha.

tiene la misma importancia para el vestuario: a diferencia de cuando se marchó el dominicano, Jayson Tatum y Jaylen Brown ya son dos All-Stars y Marcus Smart cada vez tiene más ascendencia en la franquicia en la que juega desde 2014, pero su presencia como veterano tendrá peso en un equipo donde será el único jugador mayor de 30 años.

Horford se trara de la única presencia importante en la pintura que han tenido los Celtics desde que se marchó Kevin Garnett en 2013. El sistema ideado por Brad Stevens, y ahora continuado por Ime Udoka, lo tiene al latinoamericano como una pieza central, lo que no le da números espectaculares (esta campaña tiene números cercanos al promedio que ha marcado durante toda su carrera) pero si le permite destacarse, de la misma forma que cuando llegó a ser All-Star en la temporada 2017-2018 y All-Defensive en esa misma campaña.

Lo que si ha hecho el dominicano es desarrollar cada vez más su tiro exterior y ese juego y el de media distancia es clave para el ataque de los Celtics, ya que permite abrirle caminos a muy buenos definidores como Jayson Tatum y Jaylen Brown para llegar al aro sin tantos jugadores protegiéndolo y de esa forma sacar más diferencia.

Horford necesitaba a este Boston que le de lugar en un equipo competitivo, Boston necesitaba a este Horford que sirva para tocar algunos puntos débiles de su armado. Hay razones que permiten la esperanza para ambas partes y, si todo sale bien, pueden repetir juntos esa campaña en la que estuvieron a nada de llegar a las Finales.