Se cumplen 20 años de una de las tragedias más lamentables de la historia. El atentado a las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York en septiembre de 2001 aún sigue dando escalofríos a los que lo recuerdan y se hacen presentes las rememoraciones acerca de dónde estaba cada uno en ese momento.

Además de las consecuencias sociales y políticas que tuvo el suceso, también hubo secuelas en lo deportivo. Muchas competiciones se tuvieron que posponer, no solo en Estados Unidos, sino en todas partes del mundo. Y las que siguieron con su programación habitual, lo hicieron con respetuosos minutos de silencio.

La menos afectada fue la NBA, ya que aún no comenzaba la temporada 2001-2002 en la que Los Ángeles Lakers de Phil Jackson, Kobe Bryant y Shaquille O'Neal defenderían el anillo conseguido en la temporada anterior en las Finales ante Philadelphia Sixers.

Pero un rumor se estaba convirtiendo en noticia desde el término de la temporada anterior. Un tal Michael Jordan había asumido como Presidente Operativo de los Washington Wizards en enero del año anterior. Las decisiones de Su Majestad como directivo fueron variadas, como cuando eligió con el Pick 1 del Draft de 2001 a Kwame Brown, que no aportaría demasiado a la liga.

Pero justamente después del Draft, se comenzó a ver a un Jordan que empezaba a coquetear cada vez más con el regreso a las canchas como jugador de su propio equipo, los Wizards. Y en septiembre, cuando apenas había comenzado el campus de entrenamiento de las diversas franquicias, el anuncio estaba al caer.

El 10 de septiembre de 2001, en una rueda de prensa,insinuó su regreso como jugador para jugar en Washington y toda la prensa especializada asumía que al día siguiente se haría el anuncio oficial por parte de los Wizards y del propio Jordan.

Pero la noticia con la que amaneció Estados Unidos ese día fue una muy distinta. El impacto de dos aviones en las Torres ubicadas en Manhattan tuvo en vilo a todo el mundo por días, en los que no importó nada más que las víctimas del atentado.

Finalmente, Jordan confirmó el 25 de septiembre su regreso como jugador de los Wizards y, al mismo tiempo, anunció que donaría su sueldo de su primer año a las familias de todos los afectados por la tragedia. Jordan jugaría para el equipo dos temporadas en los que tuvo promedios muy buenos, pero falló en clasificar a Playoff, antes de retirarse en el verano de 2003.